Mens sana in corpore sano

Rocío Martínez


Seamos valientes

25/05/2020

Burgos no puede desaprovechar una oportunidad histórica, la ocasión de convertirse en referente mundial. Parto de la base de que para mí cada euro público es sagrado y debe dedicarse únicamente a mejorar la vida de los ciudadanos. Y por eso precisamente digo sí a la Vuelta a Burgos. La UCI ha elegido Burgos para ser el escenario del regreso del ciclismo, y eso significa que, como hace unos días todos mirábamos a Alemania para ver cómo empezaba, cómo era el nuevo fútbol, aunque no hubiéramos visto un partido de Bundesliga en nuestra vida, el 28 de julio el mundo miraría a nuestra bellísima tierra, amantes o no del ciclismo, para ver si hay distancia entre corredores en la salida, si llegan con mascarilla, cómo es el podio, si se hace ciclismo a puerta cerrada, con aficionados posicionados en equis marcadas en las carreteras o con muñecos de cartón... y junto a todo eso verán nuestra catedral, la solemne Lerma, nuestro verde Norte, nuestras viñas, nuestra sierra, nuestra historia, como Clunia, la paz de Silos... y acercándose al ciclismo quizás se enamoren de nuestra tierra y quieran conocerla, impulsando un sector turístico que necesita que la gente venga a descubrirnos. 
Eso por no hablar de que la participación será histórica. Tras casi cuatro meses sin carreras y a uno del Tour los ciclistas necesitan competir. No hablo de nombres porque se los cuenta aquí al lado mi compañero Juan Carlos. Pero resumiendo, quieren venir todos. Quedará para la historia como la primera d.c. (después del coronavirus). Seremos el banco de pruebas. Parte del presupuesto revertirá directamente en Burgos, hoteles, gasolineras... y si el año pasado, año “normal”, tuvo un impacto mediático valorado en 23 millones de euros, éste multipliquen. Una campaña de promoción de la provincia sin igual. Seamos los primeros, seamos valientes, marquemos el camino del ciclismo en la nueva normalidad. Podemos hacerlo. Si no lo hacemos nos vamos a arrepentir. 



Las más vistas