scorecardresearch

El Procurador insiste en el control a los bares de la Flora

H.J.
-

La institución autonómica afea al Consistorio que ni siquiera responda a la resolución sobre estas terrazas que emitió en el mes de julio

Imagen del pasado mes de diciembre, cuando comenzó la instalación masiva de veladores en Huerto del Rey. - Foto: VALDIVIELSO

El pasado mes de julio el Procurador del Común de Castilla y León, institución autonómica equivalente al Defensor del Pueblo, emitió una resolución en la que instaba al Ayuntamiento de Burgos a seguir una serie de recomendaciones respecto a los numerosos establecimientos de hostelería de la plaza Huerto del Rey.

A raíz de una queja vecinal, el Procurador se pronunciaba sobre la proliferación de terrazas en la popularmente conocida como La Flora, que tras la pandemia ha acogido decenas de mesas y cientos de sillas, colocadas por los más de veinte negocios que se concentran en este espacio público y cuyo resultado es un volumen de ruido y molestias importante.

Su informe concluía con seis puntos muy concretos de sugerencias. Entre otros instaba a adelantar el horario de recogida de los veladores para reducir el ruido que soportan quienes viven en la plaza, y advertía de que los bares de categoría especial no deberían sacar mesas a la calle "por lógica", pues su naturaleza es generar ruido y una actividad así debería realizarse siempre con las puertas y ventanas cerradas.

Casi tres meses después de la emisión de la resolución, el Procurador recibió un oficio remitido el 6 de octubre desde la Alcaldía del Consistorio capitalino y en ella se decía que se trasladaba su contenido "a la Jefatura de la Policía Local a efectos del cumplimiento del apartado correspondiente a las funciones policiales". Es decir, los dos últimos puntos de las recomendaciones. Sin embargo, dejaba sin contestar los cuatro primeros.

Por eso, el Procurador ha vuelto a dirigirse a la administración municipal recordándole que debe responder "de forma motivada" la aceptación o no de esos cuatro primeros puntos, puesto que a su vez la institución autonómica tiene la obligación de informar a los autores de las quejas y también a las Cortes de Castilla y León del resultado obtenido en la tramitación de sus resoluciones.

A la espera de conocer cómo resuelve esta vez el Ayuntamiento la petición de información, el nuevo concejal de Licencias, Miguel Balbás, se ha mostrado dispuesto a estudiar el asunto y analizarlo casi desde cero. Además, desde el área de Medio Ambiente han anunciado una campaña de "concienciación" para tratar de rebajar el ruido en las zonas de ocio del centro histórico, no solo en La Flora.

El predecesor de Balbás en Licencias, Julio Rodríguez Vigil, anunció pocos días después de conocerse la primera resolución del Procurador que revisaría "una por una" las terrazas conflictivas. Sin embargo, tras varios encontronazos con sus compañeros de Gobierno y con funcionarios municipales finalmente tuvo que dimitir (aunque todavía conserva el acta) y un grupo de funcionarios le acusó formalmente de trato de favor a un hostelero, precisamente con locales en La Flora. El asunto ha sido trasladado a la Fiscalía para determinar si ha podido existir delito en su conducta.

 

Los cuatro puntos que están sin contestar:

- Límite de ruido: "Que se inspeccione por los técnicos municipales que los equipos musicales instalados en el interior de los establecimientos hosteleros existentes en la Plaza Huerto del Rey se ajustan efectivamente a los límites, procediendo a la retirada de aquellos que contravengan claramente las características de las definiciones de bar y café-bar".

- Sin veladores. "Que, al ser necesario que los bares especiales funcionen con las puertas y ventanas cerradas se valore no autorizarles la instalación de veladores en la Plaza Huerto del Rey".

- Anticipar horario. "Que, al haber sido declarada zona acústicamente saturada la Plaza Huerto del Rey, se apruebe por el órgano competente de esa Corporación anticipar el horario de recogida de las terrazas instaladas en dicho espacio con el fin de mitigar su impacto acústico".

- Sanción a reincidentes. "Que se valore por el órgano competente del Ayuntamiento de Burgos suspender cautelarmente la actividad de aquellos establecimientos hosteleros reincidentes en la comisión de infracciones".