scorecardresearch

El agua se lleva el hielo y el riesgo

C.M.
-

Los servicios de limpieza se afanaron en despejar las calles aunque a primera hora se produjeron dificultades y el suelo deslizante ocasionó caídas y golpes de chapa. La Aemet augura que una masa de aire templada pondrá fin hoy al episodio invernal

La plaza Nueva, del pueblo antiguo de Gamonal, presentaba este aspecto a primera hora lo que obligaba a caminar con precaución. - Foto: Alberto Rodrigo

La intensa nevada caída a última hora del miércoles dio paso a un jueves por la mañana marcado por la presencia de hielo en las calles de la ciudad, lo que obligó a conductores y peatones a extremar las precauciones, especialmente a primera hora. A pesar de que los servicios de limpieza se afanaron en despejar aceras y calzadas y echar fundentes las bajas temperaturas hicieron que en algunos casos se convirtieran en verdaderas pistas de hielo y provocaron caídas o choques de vehículos por alcance. 

Lógicamente se priorizaron los accesos al Hospital Universitario, los centros de salud, los colegios y los polígonos industriales mientras las quejas se concentraron en los barrios periféricos cuyas entradas estaban completamente accesibles pero hubo problemas en las calles secundarias. También el acceso a la Catedral presentó problemas y sus escaleras estaban impracticables hasta que los fundentes hicieron su efecto. 

La Asociación Burgos con Bici afeó que los servicios de limpieza acumularan grandes cantidades de nieve en mitad de algunos carriles bici, lo que impedía el tránsito en algunos tramos. También el mal estado de algunas vías impidió a la Asociación Parkinson Burgos realizar alguna de las rutas de las furgonetas aunque su centro multiservicios funcionó con normalidad. 

(Más información, en la edición impresa de hoy de Diario de Burgos)