Martín García Barbadillo

Plaza Mayor

Martín García Barbadillo


Drama

10/06/2024

En estos tiempos, el deporte es el escenario elegido para representar las emociones de la vida sin hacernos daño. Como en el teatro griego, se suceden todas las sensaciones que se pueden experimentar y le hacen a uno sentir vivo: hay épica, tensión (a veces casi insuperable), gloria y triunfo y, por supuesto, drama, en ocasiones, mucho drama. Esto último fue lo que ocurrió este fin de semana en Madrid, una tragedia de aromas puramente shakesperianos. Como es sabido, los dos equipos de baloncesto de esta ciudad concurrían con otros dos a la fase de ascenso a máxima categoría… Y ambos cayeron a las primeras de cambio

Es muy fácil hablar a posteriori, porque en el deporte si entra un gol o una canasta lo cambia todo (ahí está la gracia), pero es inevitable pensar que, en una ciudad de este tamaño, tener dos equipos que aspiren a ACB es una extravagancia que quizás no nos podemos permitir. Normalmente, las cosas se ven mejor desde fuera, cogiendo un poco de perspectiva. Igual en Madrid, los no habituales de este deporte pensarían: «¿De Burgos?, ¿mandáis dos?, ¿en serio?» Es una película que se ha visto más veces y casi nunca tiene un final Made in Hollywood; más bien es de pesadilla. Eso lo saben bien en capitales cercanas y parecidas como Logroño o Salamanca, con emprendimientos futboleros por duplicado que han terminado entre regular y muy mal, devorados por luchas que, vistas desde fuera, resultan muy paletas.

Uno, que no es especial fan del baloncesto ni de ninguno de los equipos locales, ve que este deporte mueve pasiones, llena canchas cada fin de semana y se ha metido en la vida de la gente (ojo, sin ser fútbol). Ignoro si los fans del Tizona son muy de lo suyo, si los del San Pablo son devotos sin límite de lo propio o, por contra, lo que se quiere en realidad es un equipo de la ciudad lo más arriba posible; ver aquí el mejor baloncesto con un equipo de Burgos, y a pasarlo bien con lo que les gusta. Si esta es la opción, suena razonable sumar esfuerzos, ir con un equipo. Lo demás será, probablemente, desgaste largo o corto hasta que ni dos ni uno, ni ninguno. Esto lo sabe todo el mundo (los responsables incluidos), así que luego no lamentarse si vuelve el drama shakesperiano. Pero bueno, es solo deporte, ¿o es la vida?

Salud y alegría.