scorecardresearch

El hijo de una refugiada española de la Guerra Civil recuerda que "a nosotros nos trataron muy bien en la URSS"

L. Sierra (ICAL)
-

Espera que Europa "recapacite" y se dé el mismo trato que se dio a los españoles en el siglo pasado

Conferencia 'Cuando los refugiados éramos nosotros. La historia de los niños de la guerra. Entre España, Rusia (URSS) y Cuba: Muerte, Evacuación, Vida y Retorno' a cargo de Ramón del Bosque Arín, exrefugiado de guerra. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

Ramón del Bosque, hijo de una refugiada española que tuvo que huir de niña desde su España natal a consecuencia de la Guerra Civil, reconoció hoy en Burgos que “a mi madre y a nosotros nos trataron muy bien en la URSS”. Una realidad que ahora “extraña” en una España que entiende, “parece haber olvidado que fue refugiada no hace demasiados años”.
Del Bosque pronunció en la Sala Polisón de la capital burgalesa la conferencia-coloquio 'Cuando los refugiados éramos nosotros. La historia de los niños de la guerra'. Lo hizo poniendo voz a su madre Ana, que a sus 95 años, carece de la fuerza necesaria para contar lo que pasó en los años 30, cuando siendo una niña tuvo que huir “de la miseria” en un barco con destino a la Unión Soviética.
En declaraciones a Ical, este profesor afincado en Salamanca explicó que tanto “él como su madre fueron refugiados” y “se les trató muy bien”. “Bueno la primera fue mi madre. A nosotros afortunadamente nos trataron bien, mucho mejor de lo que estamos viendo en las televisiones en la actualidad”, matizó.
En este sentido, Del Bosque considera “lamentable” el trato que están sufriendo muchos refugiados sirios en la frontera con Hungría porque “no se les está dando el trato correcto”. “En Hungría se están pasando y en España se olvida que nosotros también huimos. Eso es lo que quiero hoy recordar, que nosotros también nos fuimos”, añadió.
La historia de Ramón como la de tantos otros está ligado a una maleta y a un país que, después de haber pasado una guerra, quedó sumido en la miseria y en el revanchismo. “Como hijo de niña de la guerra fui con mi madre de un lado para otro. Volvimos a España en los años 50 y como ella tuvo problemas aquí, estuvo en la cárcel, nos fuimos de nuevo a otro país de acogida”.
 
Niña refugiada. Ana del Bosque marchó con apena seis años de España. Como tantos niños españoles salió de un país en guerra para conocer una Rusia comunista que después tuvo que padecer la II Guerra Mundial. “Y aquellos años fueron muy duros para ella”, destacó su hijo refiriéndose al conflicto bélico que más bajas ha causado en toda la historia. “Sin embargo lo que ella cuenta es muy positivo. Los refugiados españoles fueron bien tratados y considerados tanto en la URSS como en México”, aseveró el descendiente.
“Creo que eso hay que recordarlo. Que a nosotros nos trataron bien. Fue un trato ejemplar a niños que iban hambrientos y desprotegidos”, afirmó del Bosque, quien pide una reflexión a todos los países europeos de cara a la situación que se vive en la actualidad.