scorecardresearch

Insulina, 100 años de una inyección que salva vidas

Carmen Rodríguez (EFE)
-

La diabetes era una enfermedad mortal hasta que un nuevo fármaco hizo posible su tratamiento por vía intravenosa

Hace un siglo el nombre del adolescente Leonard Thompson entró en la historia del tratamiento de la diabetes. Gravemente enfermo, recibió una dosis inyectada de insulina en un hospital de Canadá, un pinchazo que supondría la diferencia entre la vida y la muerte.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo 422 millones de personas viven con diabetes, una enfermedad que 100 años atrás suponía un fallecimiento cierto y que hoy en día se puede tratar fácilmente.

El descubrimiento de una tecnología para purificar insulina e inyectarla a personas supuso «una cuestión de vida o muerte para los pacientes», pues la diabetes mellitus o tipo 1 comienza cuando aún se es muy joven.

Así lo recuerda el miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) German Perdomo, del Instituto de Biología y Genética Molecular de Valladolid, que aborda la historia de esa inyección y las nuevas investigaciones en el tratamiento de la diabetes, desde el llamado páncreas artificial a los ensayos con células madres.

El 11 de enero de 1922, Thompson tenía 14 años, había sido diagnosticado de diabetes mellitus 24 meses antes y estaba en el Hospital General de Toronto al borde de la muerte, tratado con una dieta de 400 calorías diarias y con solo 23 kilos de peso.

Aquel día recibió la primera inyección, pero «no fue muy exitosa», apunta Perdomo. Aunque bajó algo los niveles de glucosa en orina, se suspendió el tratamiento por una reacción alérgica al extracto de páncreas de perro que incluía, y que aún no estaba lo suficientemente purificado.

Sin embargo, el equipo de investigadores de la Universidad de Toronto no se dio por vencido. De vuelta al laboratorio, el día 23 fue sometido a un segundo pinchazo con un nuevo extracto.

Se produjo una mejoría clínica, su índice de glucemia descendió y empezó recuperar la movilidad, con lo que Thompson se convirtió en el primer paciente tratado con éxito. Unas semanas más tarde, otros seis siguieron sus pasos.

 

Regular la glucosa

Llegar a ese momento implicó muchos años de trabajo. Ya desde finales del siglo XIX algunos investigadores apuntaron, en pruebas con perros, a alguna sustancia del páncreas como clave para regular los niveles de glucosa y en los primeros años del XX se llevaron a cabo intentos de tratar a pacientes con extracto pancreático de animales.

Una figura crucial del descubrimiento de la insulina fue el joven investigador canadiense Frederick Grant Banting, quien en 1921 propuso al catedrático de fisiología de la Universidad de Toronto John Macleod investigar con la ayuda de su asistente Charles Best.

Banting sería el autor del primer extracto pancreático que se administró al adolescente el 11 de enero de 1922 y el día 23 se repitió la prueba, en esa ocasión con otro realizado por el bioquímico James Collip, quien «puso el talento para purificarlo», señala Perdomo.

El descubrimiento de la insulina daría a Banting y Macleod el Premio Nobel de Medicina en 1923, un galardón no exento de polémicas por las desavenencias del equipo sobre la atribución de los méritos.

El siglo XX estuvo jalonado de avances. El primero fue pasar a usar páncreas de vacas y refinar aún más el proceso de purificación. En 1936 se creó la insulina protamina, para reducir el número de pinchazos a uno o dos al día. En 1958, Frederick Sanger recibió el Nobel por determinar la secuencia química de la insulina, y en 1977 el galardón fue para Rosalyn Yalow, «por un avance espectacular», -apunta Perdomo- como fue medir la insulina en sangre. Poco después se logró la insulina humana recombinante, que evita el rechazo del cuerpo.

La insulina de absorción rápida, «que da más herramientas para manejar a los pacientes» y la primera generación de insulina sintética de larga duración (2000) y la de segunda son otros momentos a destacar, según el investigador.

 

Páncreas artificial

La invención en 1981 de la primera minibomba de insulina y posteriormente los primeros sensores llevó, ya en este siglo, al desarrollo de lo que se denomina páncreas artificial. «Un avance sustancial para el paciente», según Perdomo, pues combina un sensor de glucosa y una minibomba controlados por un algoritmo informático, que monitoriza continuamente los niveles del glucosa y, cuando suben, inyecta la cantidad de insulina necesaria.

Actualmente, la investigación está poniendo énfasis en el páncreas artificial para «mejorar la tecnología existente, que los algoritmos sean más potentes y eficaces».

En la diabetes tipo 1, el sistema inmune ataca al páncreas impidiendo que el cuerpo fabrique insulina, una enfermedad que suele surgir pronto.

Hoy en día se trabaja en identificar a las personas en riesgo, buscando marcadores biológicos, «que nos digan con alta fiabilidad» esa posibilidad y tratarlas con fármacos para prevenir su inicio.