scorecardresearch

Voces a favor del modelo de Enfermería del PAC de Gamonal

Angélica González
-

Expertas en Salud Pública y en Enfermería apoyan la decisión de la Gerencia de Atención Primaria de responsabilizar a las enfermeras de la atención en el punto de atención continuada del barrio durante el periodo estival

Voces a favor del modelo de Enfermería del PAC de Gamonal - Foto: Luis López Araico

«La existencia de espacios sanitarios a cargo de personal de Enfermería es una práctica a la que tienden todos los países desarrollados y un modelo probado científicamente». Así de tajante se muestra la médica María José Pereda, técnica de salud de la Gerencia de Atención Primaria, doctora en Salud Pública y máster en Bioética, cuando se refiere a la decisión, que ha suscitado alguna polémica, de que el punto de atención continuada (PAC) de Gamonal, conocido popularmente como ‘urgencias’, esté a cargo únicamente de enfermeras durante el periodo estival. «Se trata de un cambio de atención que ya se está produciendo en Europa pero no porque no haya médicos sino porque está cambiando la patología. La población está cada vez más envejecida y hay muchas personas que padecen varias enfermedades crónicas, por lo que necesitan que se les brinden no solo cuidados farmacológicos sino de hábitos, de educación sanitaria, de gestionar la enfermedad. Y eso lo hace la Enfermería porque está específicamente formada para ello ya que si algo la define son los cuidados».
Pereda recordó, en este sentido, que la revisión de los artículos científicos sobre este particular que publicó el año pasado Cochrane (la base de datos de mayor prestigio a nivel mundial) afirmaba en sus conclusiones que no había diferencias respecto a los resultados sanitarios en pacientes crónicos atendidos por médicos y por enfermeras «cuando están formadas para atender a este tipo de población»: «Se vio, además, que se incrementaba la satisfacción de la población atendida por Enfermería porque les dedicaba más tiempo, tenían más control sobre sus patologías y hasta iban más a las consultas de los especialistas porque la enfermera se encarga de recordárselo, algo que también se hace en el País Vasco en el contexto de su estrategia de la cronicidad».
Cree esta experta que es necesario invertir las cifras de médicos y enfermeras como ya han hecho otros países. Y pone como ejemplo a Finlandia donde el 89,19% del total de las dos profesiones son enfermeras y el 10,81%, médicos y el sistema está organizado para que el profesional que atienda la patología crónica sea la enfermera. «En España el 57,8% son enfermeras y el 42,13%, médicos. No es de recibo lo que pasa en algunas zonas básicas de salud en las que hay tres médicos por una enfermera. Hay que hacer justo lo contrario y, además, consolidar las plantillas de los centros de salud para que la gente los utilice, acuda a su médico cuando lo necesite y haga un mejor uso de las urgencias».


MEJOR USO DEL SISTEMA

Y es que Pereda considera que la accesibilidad del sistema (lo sencillo que resulta ir a urgencias) ha provocado un abuso del que dan cuenta todos los años las cifras: «En muchísimas ocasiones se va a urgencias por comodidad y eso es perjudicial porque el profesional no conoce la historia del paciente longitudinalmente y por eso se piden más pruebas complementarias. Lo vemos en las derivaciones al hospital: solo entre un 3 y 4 por ciento de los casos que se ven en las urgencias de Primaria terminan en el hospital».

Por su parte, Dolores Sánchez, especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria, antropóloga, doctora por la Universidad de Burgos y asesora de la Unidad de Investigación de Cuidados de Salud del Instituto Carlos III, que actualmente trabaja en el centro de salud de las Huelgas, es igual de rotunda cuando hace referencia a que no se está haciendo nada que contradiga o que sea una usurpación de funciones ni competencias de otros profesionales: «Las enfermeras del PAC de Gamonal, que merecen todo mi respeto y mi admiración, hacen lo que estamos haciendo todos los días. En una planta de hospital, por ejemplo, es la enfermera la que decide cuándo llamar al médico, lo mismo que ocurre en las consultas de Enfermería de Primaria. ¿Cuántas veces ellas atienden a un paciente y después de su valoración deciden que lo tiene que ver el médico? ¿Cuál es la diferencia con lo que están haciendo en el PAC de Gamonal? Trabajando como enfermeras, utilizando sus conocimientos y su experiencia para ver a las persona que allí acuden».

Sánchez recuerda que las enfermeras tienen en la actualidad cuatro años de formación universitaria y muchas de ellas una especialidad de dos años y que son muy numerosos los estudios que han confirmado de forma satisfactoria el seguimiento de problemas de salud por las enfermeras o la adhesión de los pacientes a sus consultas: «Me pregunto por qué está habiendo tanta demagogia cuando nunca van a hacer ni un diagnóstico ni una prescripción médica. Quizás es por el momento en el que se ha producido esta situación. Es cierto que hubiese sido mejor haber hecho una experiencia como esta en otro momento y no por la escasez de médicos, una situación a la que, por cierto, no se ha llegado en un día sino en quince o veinte años: todos conocemos las características de esta comunidad autónoma, que es tan dispersa. No hubo planificación a largo plazo y ahora la Gerencia de Atención Primaria no puede hacer milagros y usa todos los recursos que tiene a su alcance para ser lo más eficiente posible. El nuevo equipo se está esforzando al máximo y, de hecho, ha conseguido cubrir plazas que no estaban cubiertas y por eso merece un tiempo y un respeto porque no puede arreglar en una semana una situación de años».

Le duelen especialmente las críticas de la algunos médicos: «Vamos a invertir la situación e imaginar que no hay enfermeras y se decide abrir un PAC solo de médicos. ¿Alguien cree que las enfermeras les acusarían de intrusismo? De ninguna manera. No puede ser que se identifique el acceso del paciente al sistema sanitario con el acceso al médico. Los equipos son multidisciplinares y debemos trabajar coordinados y no enfrentados, es ridículo ir por ese camino».

Azucena Santillán, doctora en Educación, directora del Máster en Enfermería Basada en la Evidencia e Investigación de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, técnica en asesoramiento científico del Parlamento y divulgadora en redes sociales, cita, como Pereda, la revisión de Cochrane y otra publicada por la Revista Española de Salud Pública en 2018 que concluyen que la atención enfermera podría ofrecer ventajas muy importantes para la mejora del sistema sanitario público, tanto en términos de costo-eficiencia como en términos de mejora de la accesibilidad a los servicios por parte del ciudadano.

Además, menciona otras iniciativas, como la asistencia urgente en la Primaria en Cataluña: «El modelo de asistencia urgente en la atención primaria o Gestión Enfermera de la Demanda Urgente (GEDU) también se ha experimentado en Castilla y León, concretamente en el centro de salud Tórtola de Valladolid y los primeros resultados de su evaluación muestran su eficacia aunque también se identifican áreas de mejora».

 

"CONTAMOS CON LAS COMPETENCIAS NECESARIAS"

La vicepresidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Burgos, Consuelo Rodríguez,  aseguró que la población tiene que tener muy claro que las enfermeras tienen las competencias necesarias para  participar en el cambio asistencial que supone que estas profesionales estén a cargo del punto de atención continuada (PAC) durante el verano: «Es un trabajo que las profesionales ya vienen haciendo, no se trata de nada nuevo, como lo demuestra el triaje que se hace, por ejemplo, en los servicios de Urgencias de los hospitales. Se trata, además, de una oportunidad para ayudar a resolver los problemas de una población muy envejecida y pluripatológica».