«Vamos a saber en tiempo real lo que el turista necesita»

I.M.L. / Aranda
-

ENTREVISTA | Al inicio de su tercer mandato al frente del consorcio de la Ruta del Vino Ribera del Duero, Miguel Ángel Gayubo agradece a sus miembros el respaldo recibido y al equipo técnico su labor y apoyo estos años

Miguel Ángel Gayubo, presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero. - Foto: Jesús J. Matías

El arandino Miguel Ángel Gayubo ha renovado su cargo al frente de la Ruta del Vino Ribera del Duero tras la votación por unanimidad del Consejo de Administración de este organismo. Cuatro años más de presidencia que sumará a los ocho ya cumplidos y en los que el sector turístico en la comarca se enfrenta a los retos que marca la Unión Europea para dar un nuevo salto de calidad hacia la sostenibilidad y la digitalización.  

En su trayectoria hasta ahora como presidente de la Ruta del Vino Ribera del Duero, ¿cómo ha cambiado el turismo enológico?
Ha cambiado tanto el perfil del visitante como el sentir del ribereño hacia este ámbito, porque es más conocedor, acoge a la ruta como un turismo de calidad que es bueno para su tierra. En su día, lo que hacíamos era dar a conocer la ruta fuera, pero cuando venía el visitante, la persona que lo recepcionaba no sabía lo que era la ruta, más allá de las bodegas. Nosotros quisimos que los propios ribereños se sintieran embajadores de la Ruta del Vino Ribera del Duero y poco a poco lo hemos logrado, lo siente como propio y algo de lo que se puede vivir, que no es algo pasajero.  

¿Las cifras de visitantes también reflejan esa línea ascendente de la Ruta del Vino Ribera del Duero?
Hasta que llegó la pandemia, fue subiendo el número de visitantes, que bajó entonces y ahora está empezando a recuperarse el nivel anterior y ahora somos la tercera más visitada de toda España, aunque hemos segundos. Lo que ha cambiado es el perfil del visitante por las circunstancias. Antes del cierre por la pandemia, además del visitante nacional se iba incorporando el extranjero, eso se paró con la pandemia, pero se suplió con el nacional. En cuanto a edades también se está incorporando cada vez más gente joven a conocer nuestra ruta. 

¿El apoyo a este proyecto también se deja notar en la comarca?
Mucho, incluso en pandemia, cuando estábamos cerrados, había empresas y pueblos que querían incorporarse, lo que demuestra que en situaciones de crisis es importante estar asociado. Y es una muestra de que cada vez la gente tiene más en cuenta que juntos es más fácil salir de momentos difíciles. De hecho, estamos alrededor de 300 servicios a ofrecer a los visitantes, somos la ruta de toda España que más servicios ofrece y es otro de nuestros éxitos. Cuando vemos los datos del observatorio nacional de todas las rutas nos dice que, además de ser la tercera ruta más visitada, somos donde el visitante más dinero deja, y eso que no somos los que tenemos los servicios más caras.  

Somos la ruta de España donde más dinero deja el visitante, y eso que no somos caros»

¿Le pone el visitante algún pero a la oferta de esta ruta enológica?
Lo que nos están demandando los turistas es poder hacer actividades alternativas al vino, que vayan más allá de visitar bodegas y hacer catas, cosas como proyectos de turismo activo del estilo de unas tirolinas, viajes en canoa por el Duero o cosas así para otros momentos, algo que complemente. Porque tenemos cultura, tenemos patrimonio, tenemos gastronomía y tenemos naturaleza en nuestra oferta actual. 

Ahora, el mayor reto para este nuevo mandato es hacer realidad los proyectos financiados con 1,8 millones de los fondos europeos.
Va a ser un salto de calidad pero va muy enfocado a la sostenibilidad y a reducir la huella de carbono. Los pueblos van a ver mejoras como la instalación de cargadores eléctricos en todos los que estén asociados o los aparcabicis, además de crear un catálogo de árboles singulares que tendrán cada uno buenos accesos e información para visitarlos. Vamos a saber en tiempo real todo lo que el turista necesita en su visita, lo que nos va a permitir mejorar mucho la oferta actual, adaptándola a la medida de lo que se nos demanda. 

¿Se ha avanzado ya en este proyecto? Porque esta subvención se concedió en junio de 2022.
Estamos empezando ahora a materilizarlos porque ha costado mucho sacarlo adelante en el plano administrativo, porque como fuimos unos de los primeros en lograr esta ayuda en el primer plan de fondos europeos, en las administraciones, tanto la Junta como el Gobierno central, no estaban preparados para gestionar estas líneas de subvención, y más porque éramos el primer consorcio que optaba a estas ayudas.  

¿Qué más proyectos se van a poder ejecutar con esta ayuda?
Vamos a mejorar la página web, pero también vamos a poder invertir más en promoción. Lo que vamos a realizar es la vía verde, que hemos tenido que desecharla porque es muy complicada al tener que pedir permiso a todas las localidades por las que pasaría. Todo se completaría con formación para los socios de la ruta, pero aún quedan detalles por fijar y tenemos de plazo hasta el primer trimestre de 2025 para ejecutarlo. Porque, aunque parezca mucho dinero, teniendo unos 60 municipios y el doble de bodegas en cuatro provincias, con ese dinero hay que estirarlo mucho para que se vea.