scorecardresearch

Julia Braceras deja la primera línea de la PAH

G. Arce / Burgos
-

La portavoz del movimiento antidesahucios cree que después de casi 4 años peleando por el derecho a la vivienda y el acuerdo con el Ayuntamiento «ha llegado la hora del relevo»

Braceras, en el centro, durante la concentración vivida en la sede del Ayuntamiento. - Foto: Patricia

Julia Braceras formó parte del grupo de fundadores de la Plataforma Antidesahucios (PAH) de Burgos, surgida al calor del movimiento del 15-M y constituida formalmente en el ámbito local en la reunión que se celebró en febrero de 2012 en la sede de Cáritas. Desde entonces, esta luchadora incansable no ha parado «de montarla» para reivindicar el derecho a una vivienda de las familias que lo habían perdido todo por el paro, por la imposibilidad de pagar hipotecas y alquileres imposibles para sus bolsillos rotos. Muchos, incluida buena parte de la sociedad burgalesa que se resistía a mirar a la herida más lacerante e injusta que ha dejado esta crisis, le deben mucho a esta mujer sencilla, que seguirá militando en la PAH como hasta ahora, «aunque ha llegado la hora del relevo...».

Braceras, maliciosamente confundida con una ‘perroflauta’ en sus inicios aunque es una madre de familia y trabajadora en la hostelería como otra cualquiera, insiste en que «no me voy» («el que cree, cree esté donde esté», afirma) y que la PAH «está más viva que nunca», pero a la vez reconoce que se ha cerrado una etapa tras ocupar varias sucursales para forzar la negociación con los bancos (de la mayoría salió a rastras en brazos de un agente) y lograr decenas de acuerdos en los despachos para evitar desahucios y alcanzar soluciones pactadas en las situaciones personales más críticas.

Muchos directores bancarios, políticos, policías y periodistas saben que su terquedad (y su móvil)no conoce horarios ni rangos protocolarios y que su discurso duro de militante se arregla siempre con una sonrisa, un cigarrillo y una buena caña a tiempo. Nunca ha sido detenida y solo tiene en su haber una denuncia (archivada).

Cuatro años después, reconoce, el problema ya no está en los bancos donde, salvo excepciones (considera a Caja España y la Junta de Castilla y León «su fracaso»), se ha logrado -después de muchas protestas y demandas- normalizar la dación con alquiler social. «El problema está en los alquileres que ya no se pueden pagar porque la gente no tiene prestaciones, por eso es muy importante el acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento para dotar a la ciudad de un parque de viviendas sociales».

Para la ya exportavoz del PAH, que seguirá vigilante para que este acuerdo llegue a buen puerto y esté dotado de los correspondientes presupuestos municipales, el paso siguiente debería ser un parque de viviendas para los jóvenes que trabajan en condiciones muy precarias y que no se pueden permitir un alquiler «normal».

«Nuestro mayor logro en cuatro años de lucha es demostrar que poder, se puede; que organizados  se pueden lograr metas y hacer realidad que la vivienda es un derecho».

Peleas

En la memoria de Julia está aún fresca la ocupación de la Casa del Cordón, cuando CaixaBank acababa de desembarcar en Caja de Burgos. «La negociación con esta entidad nos abrió la puerta al resto», reconoce. También ha estado gritando en la sede de Cajacírculo-Grupo Ibercaja y varias veces en la de Caja Duero, donde coincidió en la última vez con Ada Colau, hoy flamante alcaldesa de Barcelona. «Aquella fue bonita, algo empezó a cambiar en el panorama...». Hace un año montaron la Kutxa-playa en pleno Gamonal y esta semana han logrado una dación en pago íntegra para una joven pareja, algo nuevo en España.

En su memoria están también las noches revisando antes de dormir los papeles de una hipoteca, el acuerdo con un banco..., e interiorizando un nuevo drama de otra familia angustiada. «Estoy convencida de que el paso que doy es lo mejor para la PAH Burgos y también para mí y mi familia, esos que me aguantan cada día».

Pese a que se lo han preguntado en muchas ocasiones y que muchos activistas como ella engrosan las listas de los nuevos partidos, nunca ha pensado dar el salto a la política. «No tengo madera de política, ni formas ni paciencia, los que han dado este salto han sido muy valientes porque es un mundo muy complejo, donde se dan abrazos a puñaladas».

El relevo de Julia Braceras no está decidido todavía, «aunque hay gente muy preparada para tomarlo», y seguramente se irá perfilando en las próximas semanas. La PAH sigue en su lucha...