'Querida Jimena: Ni caso'

P.C.P. / Burgos
-

Pintadas y dibujos románticos afean el entorno del Instituto Cardenal López de Mendoza • Corazones, nombres y poesías ocupan su fachada, bancos, puertas, señales, el puente...

El entorno del López de Mendoza está lleno de corazones desde el curso pasado.La pintada de Jimena se ha borrado pero se intuye. - Foto: Francisco

Querida Jimena: Perdona que me dirija a ti desde esta tribuna pública pero mis intentos por localizarte han sido infructuosos hasta la fecha.Ni quienes trabajan en el Instituto Cardenal López de Mendoza, ni los vecinos del entorno de la plaza Luis Martín Santos han podido facilitar una pista fiable que me lleve hasta ti.   
Desconozco pues si tu belleza rivaliza con la de Sophia Loren o si miras por la ventana del aula mientras esperas impaciente a que él vuelva triunfador por la orilla del Arlanzón, al frente de esas mesnadas que le jalean cada hazaña. Y sin embargo, sé a ciencia cierta que te doblo la edad y que hemos soñado bajo el mismo techo del ‘femenino’, incluso habremos compartido algún profesor.
Por eso,Jimena, porque conozco esa mirada ensoñadora me tomo la licencia de pedirte que le olvides, que ese gañán no es tu Cid y que emborronar las paredes de un edificio histórico, aunque sea con un nombre tan bello como el tuyo, no es sino la muestra de una terrible inmadurez y una estrechez de miras que no te llevará a ningún lado que tú merezcas.
Me contestarás, lo presiento, que te has sentido la reina del instituto al ver esa declaración de amor. Que nada envidias ya a la chica para la que otro gañán de pantalón caído y gorra ladeada escribió una poesía.Sí, esa que estuvo días pintada en la acera y que causó tanto revuelo en el insti.
Tampoco a la reina de corazones del curso pasado, esos bien colorados con un ‘toy’ en el centro con los que otro iluminado marcó su territorio, como mean los perros, desde el puente Besson hasta las esquinas del Mendoza, puerta barnizada incluida. Ahí están, como tampoco se ha borrado esa dedicatoria en rojo pasión: ‘Mil problemas, mil ruinas; tú mi reina’.
Más pronto que tarde visualizarás la pobreza de aquella rima y la simpleza del borratajo a ti dedicado.Tú -y tus compañeras- tenéis el poder de hacer ver a vuestro cortejo la enorme tontería de esta moda de declarar el amor a los cuatro vientos y paredes.
Así que ni caso, Jimena. Ignórale. En tu mano está que no destroce ni tu vida ni el patrimonio histórico de la ciudad.
Eternamente agradecida,
P.C.P.