La UME acude al rescate de sus compañeros del EVA 12

Europa Press
-

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias ayudaron la semana pasada a despejar el acceso a la base del Ejército del Aire en Lunada

Accesos a la base, ubicada en el picón del Fraile (Lunada). - Foto: Gorka Hermoso

Hasta 1.400 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) estarán disponibles durante la campaña de tormentas invernales para hacer frente a las consecuencias de las bajas temperaturas y las nevadas en una campaña que comenzará oficialmente el próximo 1 de diciembre. Sin embargo, las nevadas se han adelantado y la UME tuvo que actuar ya la pasada semana en dos puntos del país: una intervención en apoyo del Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA 12) del Ejército del Aire en la base de Lunada (Espinosa de los Monteros, Burgos); y la segunda en la comarca de Laviana en Asturias, que había quedado aislada por la nieve y doscientos de sus vecinos sin electricidad.
Para los próximos meses, la UME ha previsto mantener un despliegue territorial de 1.400 militares, aportar 15 quitanieves y más de cien vehículos especialmente preparados para actuar en situaciones adversas. Entre ellas incorpora dos nuevos tipos de vehículos que amplían su capacidad de actuación.
La actuación invernal de mayor envergadura de las realizadas por la UME fue la famosa intervención en la AP-6 en enero de 2018 para rescatar a miles de personas que habían quedado atrapadas con su vehículo en la autopista. Esta actuación requirió la participación de hasta 240 efectivos y 84 medios terrestres.
La UME está también actualmente participando en las labores de limpieza de los ríos Guadiana, Guadamilla y Guadamez en Extremadura, afectados por el camalote, una planta invasora que afecta ya a 175 kilómetros de río. En las últimas dos semanas, los militares han retirado unas 7.200 toneladas de camalote de las aguas de estos ríos.