El Banco de España urge al Gobierno a reformar las pensiones

SPC
-
El Banco de España urge al Gobierno a reformar las pensiones - Foto: David Pereiras

La entidad financiera pide no esperar más para ajustar las jubilaciones sin hipotecar a las generaciones futuras, prolongar la vida laboral y calcular la paga con la suma de la carrera profesional íntegra

El Banco de España reclamó ayer al futuro Gobierno que haga una reforma de pensiones de calado para hacer frente al aumento de la edad media de la población, tocando ingresos y gastos, de forma que se garantice la sostenibilidad del sistema sin trasladar su coste únicamente a las generaciones futuras.
El gobernador de la entidad, Pablo Hernández de Cos, urgió al Gobierno de Pedro Sánchez a actuar sin esperar al consenso total del Parlamento porque considera que cuanto más envejezca el electorado más difícil será, desde el punto de vista político, proponer medidas que puedan suponer un recorte de renta a la población de mayor edad, destaca en el Informe Anual de 2018 aprobado este martes en Oviedo por su Consejo de Gobierno.
Además, cuestionó que las recomendaciones de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo para la reforma del sistema de pensiones tengan que descansar en un «consenso absoluto», cuando uno «razonablemente amplio» podría ser suficiente para no retrasar decisiones que se deberían tomar cuanto antes, afirmaron fuentes de la Dirección General de Economía y Estadística.
De Cos puso su recetas sobre la mesa como, por ejemplo, el retraso de la edad de jubilación y el ajuste de la cuantía de la pensión a la esperanza de vida y al crecimiento del producto interior bruto (factor de sostenibilidad).
«Es necesario hacer algo ya para restablecer el equilibrio en el sistema de pensiones, cuyo déficit anual superior a los 18.000 millones de euros se financia desde hace dos años con préstamos del Estado».
El cambio demográfico que sufrirá el país en las próximas décadas, con un menor crecimiento de la población en edad de trabajar, está entre los principales retos que se tienen que abordar para asegurar un crecimiento sostenible a largo plazo, según el Banco de España.
A ello sumó la reanudación del proceso de reducción del déficit estructural y de la deuda pública, la corrección de las deficiencias como el paro y la temporalidad.
La institución financiera apostó por diseñar en la UE un instrumento de deuda común paneuropeo, que podría ser una cesta de bonos de distintos países para mitigar riesgos dentro de la unión monetaria.
Retribuciones. Asimismo, mostró su inquietud en el ámbito laboral por que los salarios estén creciendo de forma homogénea sin tener en cuenta la productividad.
También consideró «prematuro» afirmar que la subida del Salario Mínimo del 22,3%, hasta 900 euros, no está impactando en el empleo, ya que solo se dispone de «muy pocos datos agregados». 
De hecho, reiteró que la medida del SMI afecta a un 6% del total de asalariados que percibían en 2018 una retribución igual o inferior al SMI vigente desde el 1 de enero de 2019, proporción que se eleva hasta el 22,4% en el caso de los nuevos empleados. 
El informe denunció que la incidencia es «especialmente elevada» en segmentos de la población, como mujeres, jóvenes, trabajadores con menor nivel de formación y empleados con contrato temporal.