scorecardresearch

La protesta en apoyo del metal termina con disturbios en Cádiz

Agencias
-

Una parte de los manifestantes se ha apartado del recorrido oficial con el objetivo de cortar el puente José León de Carranza, considera una infraestructura crítica de la zona al ser vía de acceso a la ciudad

Miles de personas se manifiestan en Cádiz en apoyo a los trabajadores del sector del metal en Cádiz - Foto: Nacho Frade

Unas 5.000 personas, según los sindicatos, y 1.500, según los cálculos de la Policía, han participado hoy en Cádiz en la manifestación de apoyo a la huelga de los trabajadores del metal, que ha acabado en graves disturbios cuando una parte de la protesta se ha escindido del recorrido oficial para intentar cortar el puente José León de Carranza.

Una persona ha sido detenida en los enfrentamientos, en los que la Policía ha usado gases lacrimógenos y balas de goma para impedir que esta parte de la manifestación cortara el puente, considerado una infraestructura crítica para el funcionamiento de la ciudad, pues es una de las tres únicas vías de acceso por carretera a la capital gaditana.

Los enfrentamientos han empezado después de que la parte delantera de la manifestación, convocada por los sindicatos UGT y CCOO, tomara una vía a la izquierda para seguir el recorrido oficial hasta la sede de la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (FEMCA).

Fue entonces cuando la parte trasera, en la que iban jóvenes convocados por el Sindicato de Estudiantes y miembros de otros colectivos, como la Coordinadora del Metal, ha seguido el recorrido por la avenida de Andalucía.

Megáfono en mano, las personas que estaban al frente de esta sección han detenido la marcha para dirigirse a los manifestantes y preguntarles: "¿Dónde queréis ir? ¿Queréis ir al puente?, pues vamos al puente".

Las personas que arengaban a esta parte de la protesta han pedido a los manifestantes que fueran brazo en alto hacia el cordón de policías antidisturbios, que ha ido retrasando su posición en la vía casi hasta la salida de Cádiz hacia el puente José León de Carranza.

En ese punto la Policía ha decidido intervenir para evitar el avance de la manifestación hasta el puente y ha lanzado disparos de goma y gases lacrimógenos, tras lo que los manifestantes les han arrojado piedras, botellas y otros objetos.

Los enfrentamientos entre la Policía y estos grupos se han desperdigado después por las calles y barriadas aledañas y han concluido sobre las 13:30 horas, antes de que la hora de salida de los colegios.

 

Dos tanquetas para poner o retirar barreras

La Policía Nacional cuenta con dos vehículos blindados BMR, conocidos como tanquetas, como flota de las Unidades de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios, que habitualmente se usan para poner o quitar barreras en la vía pública en actuaciones policiales en las se considere necesario por seguridad.

Uno de estos vehículos desplegado en las calles de Cádiz por las protestas de la huelga del metal ha desatado en las últimas horas de este martes una polémica, hasta el punto de que Unidas Podemos ha trasladado al Ministerio del Interior su malestar por el uso de este blindado.

Desde la tribuna del Congreso durante el pleno de debate de los presupuestos del Ministerio de Justicia para 2022, el presidente del grupo confederal de Unidas Podemos, Jaume Asens, ha tildado de "inapropiado" e "inaceptable" la utilización de esta "tanqueta".

"Señor ministro Marlaska, saque las tanquetas de las calles de Cádiz, siempre las puede devolver a la ministra de Defensa", ha instado Asens.

Fuentes policiales explican que las UIP usan este vehículo BMR -acrónimo de blindado medio sobre ruedas- en actuaciones en las que "operativamente" consideran necesario garantizar la seguridad.

Detallan, por ejemplo, que se ha desplegado en muchas ocasiones como elemento de protección en la embajada de EEUU en España, en la calle Serrano de Madrid; durante todos los partidos de la Eurocopa que se disputaron este verano en Sevilla, en los celebrados en Madrid con motivo de la final de la Copa Libertadores o en eventos junto al Palacio Real de Madrid.

Su presencia en las calles, insisten las fuentes consultadas, tiene como objetivo retirar material que afecte al orden público, como barricadas, pero también servir como barrera para evitar el paso de vehículos o personas.

Aclaran, además, que no pueden denominarse tanquetas, pues no llevan armamento incorporado, como en su día sí lo tenían configurado estos vehículos, que formaban parte de la flota del Ejército de Tierra hasta julio de 2019 cuando Defensa decidió sustituir estos blindados por los vehículos de combate sobre ruedas 8x8 (VCR), llamados dragón.