La última imagen de mamá

F. TRESPADERNE
-

La imagen de Martina Araúzo paseando alrededor de la residencia de Fuentes Blancas publicada en Diario de Burgos el 25 de marzo se mantiene muy viva en la memoria de su familia, pues murió el día 8

Martina paseando con su andador el día 24 de marzo mientras bomberos de la Diputación desinfectan las instalaciones de Fuentes Blancas. - Foto: Alberto Rodrigo

«Hoy he salido en el Diario de Burgos», exclamó Martina Araúzo Pastor a su hijo Juan Carlos al ver su fotografía paseando por la terraza de la residencia de ancianos de Fuentes Blancas, que gestiona la Diputación, mientras los bomberos voluntarios preparaban el material para proceder a desinfectar el centro. Era el día 25 de marzo y esa es la última imagen, captada un día antes por el fotógrafo Alberto Rodrigo, que tiene Juan Carlos de su madre, que falleció el pasado día ocho víctima de COVID-19.

«Esa foto es el último recuerdo que tenemos de mi madre, ya que estaban canceladas todas las visitas a la residencia para proteger a los residentes y por supuesto tampoco pudimos acudir al hospital durante el tiempo que estuvo ingresada, solo mi hermana pudo ir a despedirse», explica Juan Carlos, quien recuerda las últimas conversaciones que mantuvo con su madre por teléfono y lo animada que estaba, «nos comentó que estaban acondicionando un comedor nuevo y que les habían distanciado, pero estaba muy animada».

Martina paseaba todos los días, salía un hora con el andador y desde que quedaron confinados en la residencia lo hacía por la terraza, apunta el hijo de esta mujer de 84 años, natural de Ciruelos de Cervera, «una mujer que pasó su vida trabajando en casa y en el campo, enamorada de su pueblo, de su casa, el corral y los huertos. Era habilidosa en las labores, jugando a las cartas, en la lectura y en las cuentas», describe su hijo, quien en estos duros momentos agradece la atención que ha recibido su madre hasta el último aliento.

A los pocos días se esa última fotografía, los hijos de Martina recibieron una llamada de la residencia informándoles de que su madre tenía un poco de tos. «Eso fue el miércoles, el domingo ingresó en el HUBU, desde donde nos informaron que había dado positivo, y el martes ya nos avisaron para que pasara a despedirse un familiar, no evolucionaba bien, y al día siguiente falleció», narra Juan Carlos, que no tiene ninguna duda al asegurar que todos, tanto en la residencia de Fuentes Blancas como en el HUBU, atendieron a su madre «lo mejor que pudieron, rápido y bien».

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)