La reactivación confunde al comercio, que exige "claridad"

B.G.R.
-

Las tiendas podrán atender a clientes con cita previa, algo que la patronal ve como un «paso intermedio» siempre y cuando se flexibilicen los ERTE. Sus dudas se centran en la limitación de acceso posterior

La reactivación confunde al comercio, que exige "claridad" - Foto: Alberto Rodrigo

Desorientados y confundidos. Así se muestran los comerciantes respecto al plan de desescalada que afecta a su sector y que les ha generado también aún más dudas sobre cómo reanudar su actividad. «Queremos directrices claras para tener una hoja de ruta que podamos entender todos y que nos digan lo que tenemos que hacer y cómo», asegura la presidenta de la patronal, Consuelo Fontecha. 

A la espera de lo que se recoja en el Boletín Oficial del Estado, Fontecha se muestra cauta sobre los anuncios del pasado martes, una de cuyas medidas se aplicará el próximo lunes, 4 de mayo, cuando algunas actividades podrán empezar a abrir con cita previa. Al respecto, explica que se trata de aquellas cuyo perfil de cliente así se lo permita, tales como un clínica de estética, peluquerías o tiendas de ropa. «Es un paso intermedio entre el parón y una apertura más amplia», explica, si bien alude a la necesidad de tener la «certeza» de la flexibilización de los ERTE. 

Fontecha también hace referencia a la premura con la que se han comunicado las secciones, teniendo en cuenta que mañana es festivo, para poder preparar los establecimientos, no solo en lo que a su desinfección se refiere, sino también en lo que atañe a la provisión de material de protección o a preparar la salida del ERTE de los empleados en la medida en que se pueda empezar la actividad. En este punto, recuerda que de nuevo no se ha tenido en cuenta al sector porque hace menos de una semana exigió a las autoridades que les dieran tiempo para poder poner en marcha sus negocios. 

En la siguiente fase, la del 11 de mayo, en caso de que Burgos se encuentre en ella ya que la desescalada será asimétrica, la presidenta de la patronal asegura que se empezaría a tener una atención algo más amplia pero muy reducida. «Tendrá que haber una limitación del aforo pero no sabemos de cuántas personas se está hablando. Existe mucha indefinición», remacha.

Lo único que tiene claro el colectivo, según explica, es el hecho de mantener las medidas de protección y prevención que han ido incorporando los comercios considerados esenciales, como es el caso de la alimentación, «que de alguna forma se han autorregulado utilizando el sentido común porque no existe nada por escrito».