Suspenden otro año las fiestas de San Juan del Monte

R.C.G.
-

La Cofradía apunta a celebrar únicamente algún acto testimonial como la misa pero descarta cualquier tipo de iniciativa que pueda desembocar en una aglomeración espontánea de mirandeses en la calle

Celebración de la misa multitudinaria del lunes de romería en el monte. - Foto: DB

La blusa deberá esperar otro año en el armario ya que San Juan del Monte tampoco se celebrará en 2021. La suspensión de las principales fiestas mirandesas era una noticia esperada, aunque la Cofradía ha apurado los plazos con la esperanza de que la situación sanitaria mejorase. Sin embargo, en el contexto actual «es inviable», asume Álvaro de Gracia. 

La pasada edición se sorteó el confinamiento domiciliario con una versión digital, iniciativa que no se repetirá al entender que es un formato agotado y que ahora mismo no tiene sentido. La idea apunta a salvar únicamente algunos actos testimoniales como la misa, pero están descartados todos los eventos masivos. 

La posibilidad de cambiar la fecha no se ha contemplado en esta ocasión y celebrar bombazo, pregón o romería con limitación de aforo ni siquiera ha estado en los planes de la Cofradía porque «sería muy injusto decidir quienes pueden acceder y porque queremos evitar cualquier riesgo sanitario» explica De Gracia, quien entiende que fiestas populares como las de San Juan no admiten muchos formatos alternativos y apela al «sentido común y la prudencia». De hecho, ni siquiera se elegirá pregonero o sanjuaneros como se hizo el año pasado, cuando se rindió homenaje a los sectores esenciales. 

Hasta propuestas como la alubiada ‘a domicilio’ están en el aire. «Ahora mismo un acto así puede dar lugar a que de forma espontánea la gente acabe concentrándose en la calle, en vez de retirarlas en los bares y comerlas en casa como el año pasado, que era obligatorio estar confinado», explica el presidente de la Cofradía, quien deja claro que las pocas actividades que se lleven a cabo se decidirán los días previos en función del protocolo vigente en ese momento. «Serán todas simbólicas, nada más que eso», remarca. 

Carné reducido. El buen estado de salud que presentaban las cuentas de la Cofradía antes del coronavirus ha  permitido a la entidad superar esta crisis. La entidad contaba con un superávit cercano a los 40.000 euros que le ha permitido disponer de un colchón. También gracias al compromiso de los sanjuaneros, ya que el año pasado una inmensa mayoría de cuadrillas abonaron el carné de sus componentes a pesar de no haber fiestas, para contribuir a los gastos fijos. 

La Cofradía quiere premiar la fidelidad, por lo que habrá carné conmemorativo pero a un precio popular. Su coste será entre dos y tres euros porque «no queremos sangrar a los mirandeses pidiendo la cuota íntegra pero sí nos gustaría trasladar el sentimiento de que todos pertenecemos a una asociación y que tenemos que colaborar con ella con un pago simbólico». 

De Gracia considera también, que de esta forma es más probable que el número de socios se incremente, tras el lógico descenso experimentado el pasado ejercicio. Actualmente la cifra ronda las 7.800 personas, casi 4.000  menos que la registrada en el centenario. 

Además de la aportación de los cofrades, la Cofradía ha contado con la subvención de 20.000 euros del Ayuntamiento y el apoyo de varias entidades que han mantenido su colaboración.