Aranda genera en un año 14.364 toneladas de residuos

I.M.L.
-
Aranda genera en un año 14.364 toneladas de residuos

La recogida selectiva logra en 2018 la cifra récord de la década, con 644 toneladas más que las registradas en 2017.

La conciencia medioambiental de la población arandina ha logrado que el año pasado se haya superado la barrera de las 14.000 toneladas de residuos recogidos. En concreto, la cifra récord de la década ha sido 14.364 toneladas a lo largo de 2018, lo que supone 644 toneladas por encima de las registradas en 2017. Un aumento del 4,69% que no tiene nada que ver con un incremento poblacional, que de hecho se redujo en la capital ribereña, sino con una mayor colaboración ciudadana a la hora de separar previamente los residuos para facilitar su posterior reciclaje. 
Por tipos de materiales, la mayor cifra es la que se registraba en la basura orgánica y demás desperdicios, con 11.689 toneladas, que corresponden al 81,38% de todo lo recogido por los servicios de aseo urbano, que en Aranda presta la empresa Urbaser, que es la que ha recopilado todos estos datos. Esta cifra supone un incremento de 433 toneladas con respecto a 2017, un 3,85%, y que cada habitante de la capital ribereña generó a lo largo del año pasado un total de 359 toneladas de basura.
En cuanto a la recogida selectiva, el papel y cartón es el que más toneladas generaba, con un total de 850, de las que 747 se recogían en los contenedores y el resto en el servicio puerta a puerta que se hace en los establecimientos arandinos. Este material para su reciclaje ha experimentado un incremento del 6,65% comparado con 2017, con 53 toneladas más recogidas y un total de más de 26 toneladas por cada arandino generadas en 2018.
El vidrio es la que ha registrado un menor incremento, con un 3,6% en la comparativa entre 2017 y el año pasado, lo que son 25 toneladas más. Es decir, que a lo largo de 2018 se recogieron en Aranda 723 toneladas de este material. En el lado contrario se sitúan los envases ligeros, que son de los que menos peso se recogió de manera selectiva pero que, porcentualmente, son los que mayor incremento han registrado. En concreto, en 2018 se recuperaron rozando las 700 toneladas, 21,5 por cada habitante, que comparadas con el año anterior son 54 toneladas más, con un incremento del 8,5%.
Para redondear esta estadística que muestra el compromiso de la población arandina con el reciclaje de los residuos que genera, desde Urbaser contabilizaron los restos de poda que se han podido recoger, con un total de 249 toneladas, y los enseres, que alcanzaron las 152 toneladas. Estos dos tipos de residuos son los que más han aumentado, ya que no se contabilizaban anteriormente, con un 30% en los restos de poda y un 14,7% en los enseres.
Para alcanzar estas cifras, además de la concienciación y colaboración ciudadana, que es básica, es necesaria una infraestructura que permita depositar los residuos previamente separados en los hogares y empresas. En las calles arandinas se encuentran un total de 608 contenedores para la basura común, de los que la mayoría, 539, son de carga lateral, mientras que el resto son de carga trasera. Para poder depositar los envases ligeros, es decir, los contenedores amarillos, hay 256, todos de carga lateral a excepción de 11 de carga trasera. Para los contenedores del resto de residuos no hay diferentes tipologías, pudiendo hacer uso en Aranda de 167 para papel y cartón, 164 para vidrio y hasta siete para restos de poda, que son los últimos que han llegado al paisaje de las calles arandinas, sobre todo aquellas donde las viviendas cuentan con mayor masa vegetal.