Un altavoz para el comercio local

Adrián del Campo
-
Yolanda, en la floristería arandina Nenúfar. - Foto: A. del Campo

Yolanda, de la floristería arandina Nenúfar, lanza un tweet en defensa de los pequeños negocios que logra repercusión nacional

Más de un mes. Es el tiempo que ha esperado la arandina Yolanda Figuero para recibir el libro comprado en un negocio de su barrio. Pero para ella la demora ha merecido la pena. Es una firme defensora del comercio local y así lo quiso reflejar en su cuenta de Twitter con el siguiente mensaje: «Las librerías de pueblo no son tan rápidas como Amazon, pero la de la librería compra pescado, el pescadero, carne, el carnicero, pan... y así funciona un país». Hasta ahí todo normal, pero la sorpresa para la dueña de la floristería Nenúfar llegó cuando su tweet se hizo viral y alcanzó incluso repercusión nacional. Ya acumula (al cierre de esta edición) 73 retweets, 204 me gusta y trece comentarios. Números muy superiores a los de muchas cuentas de la villa. Las publicaciones en Twitter del Ayuntamiento no suelen llegar a las diez interacciones, mientras que las del PP, IU o CCOO de Aranda se quedan por debajo de los cinco retweets de media.

Yolanda Figuero nunca ha sido muy de redes sociales, de hecho se declaraba hasta «anti», pero quizá ahora se tenga que «retractar» de sus palabras. En noviembre se hizo su cuenta (@preciosas10) en Twitter con el sobrenombre de René. Sus hijas fueron quienes le animaron a mostrar «su naturaleza combativa y reivindicativa» en internet. Normalmente se centra en compartir mensajes de otros usuarios, pero la llegada del libro Esclavos por la Patria de Isaías Lafuente le llevó a poner uno de sus primeros tweets, que curiosamente se ha convertido en viral. «Me hizo gracia porque tardaba en llegar y a veces voy a Madrid y veo en grandes superficies montañas de este libro, pero yo quería esperar a la librería del barrio», declara Yolanda para luego matizar: «Esto no es Atapuerca, hay librerías que seguro que si vas en unos días tendrán el libro, pero en concreto la librería con la que yo trabajo en el barrio vende de todo… con lo cual le tarda más en llegar. Las editoriales hacen tiradas para grandes superficies, en las librerías pequeñas cuando hacen un pedido mínimo les mandarán ese libro más otros».

Lo que persigue la florista con su apuesta por el comercio local es «defender lo nuestro»: «Las jubilaciones las vamos a pagar los obreros de aquí, las grandes compañías no pagan impuestos con lo cual no nos van a pagar nada. Hace poco me preguntaba una señora dónde se compra un tornillo aquí. Y yo pensando, qué tristeza, algo tan básico... Nos estamos quedando sin nada, te tienes que ir a las afueras a comprar todo. Es muy triste cómo nos estamos cargando todo».

Para Yolanda, este cambio en la forma de consumo, centrado en internet o los centros comerciales, no mejora a la tradicional. «No creo que sea progresar. Este libro, por ejemplo, viene con el precio: 17 euros, y es el mismo aquí que en Amazon, no me están engañando y a este negocio de Aranda, de los 17 igual un euro se le va en impuestos, y Amazon el euro que se lleve o más por comprar grandes cantidades, lo que cotice va al extranjero porque aquí no se queda nada más que miseria de sueldos. Entonces hay que mirar más por lo nuestro», explica la arandina.

Desde su visión de dueña de un comercio local, Yolanda analiza la situación del sector en Aranda: «Está mal. Los sueldos que se están pagando son muy bajos y entonces la gente no tiene para consumir, no tiene para abrigos, ni para flores ni para botas...». Tampoco ve una solución a la crisis que describe. Por todo ello quizá no se esperaba el apoyo recibido en Twitter, que «además ha sido muy positivo, con retweets de muchas librerías de fuera, pequeños comercios, asociaciones de comerciantes hasta de Alicante...». Más de 200 usuarios de la red social que han valorado ese espíritu reivindicativo que la define.