scorecardresearch

El PP sondea al PSOE para reformar y cubrir el coso por 5 millones

Á.M-C.M.-P.C.P../ Burgos
-

Decidir en una semana. El PP asume que apenas tiene margen para optar entre remodelar la plaza de toros o seguir adelante con la idea del pabellón multiusos

El PP sondea al PSOE para reformar y cubrir el coso por 5 millones - Foto: Valdivielso

En poco más de una semana el equipo municipal de Gobierno tiene que tomar una decisión trascendental para el capítulo de inversiones y lo que queda de legislatura: levantar un pabellón multiusos o descartar ese proyecto que tanto han criticado los grupos de la oposición -en su actual concepción- y volcar todos sus esfuerzos en prolongar la vida de la plaza de toros. Esta última opción se puso sobre la mesa en la reunión que el vicealcalde, ÁngelIbáñez, y el portavoz del Grupo Socialista, Luis Escribano, mantuvieron el viernes pasado por indicación de Javier Lacalle.

La reforma del coso deElPlantío llevaría añadida, como condición innegociable, la de cubrir la infraestructura, ya que elPP considera que la causa principal de los males que le aquejan y de su deterioro está precisamente en que tendidos, albero y estructuras se encuentren a la intemperie, expuestas a la dureza de las condiciones climatológicas locales durante todos estos años. Y se ceñiría a los 5 millones de dinero salido de las arcas locales que el PSOE había fijado como límite máximo para apoyar el pabellón multiusos (por ejemplo, en elPleno celebrado el 15 de noviembre). No obstante, ayer Escribano cambió de opinión y se limitó a pedir  una «inversión mínima para que la plaza funcione con estabilidad», sin motivar esa sustancial variación en su discurso ni mencionar en la rueda de prensa la reunión mantenida el viernes conIbáñez, por lo que no parece que los socialistas estén dispuestos a torear este morlaco mano a mano con el PP.

En el encuentro se trataba, explicó el vicealcalde a este periódico, de «ver la posibilidad de adaptar al planteamiento del que venían hablando en los últimos tiempos» un «proyecto que seguimos considerando estratégico para la ciudad», apunta en referencia al encuentro con el líder del principal partido de la oposición en elAyuntamiento.

Esos 5 millones podrían no condicionarse a un solo presupuesto, sino fraccionarse y sufragar la inversión en varias anualidades.Así, el informe de la Universidad de Burgos cifró las necesidades del coso actual en 3 millones si se ejecutaban todas las mejoras al tiempo y en 500.000 euros más si se dividía en fases. A las cuentas de los profesores de la UBU habría que añadir el ‘tejado’ y su adaptación a una cancha de baloncesto, si es que se quiere ‘invitar’ al Autocid a trasladar sus partidos allí.

La apuesta quedaría limitada a 5 millones, justo la cantidad que PSOE, UPyD e Izquierda Unida apoyaron invertir en el complejo delPlantío -3 en la plaza y 2 en la ampliación del polideportivo- en la proposición conjunta que llevaron al Pleno de noviembre como alternativa a la financiación de un multiusos mediante una concesión de 25 años, por entender que acabaría costando 41 millones (6 de subvención a fondo perdido y 1,4 al año por los días de uso reservado al Ayuntamiento).Esta propuesta fue rechazada tras el debate por la mayoría delPP.

SE ACABA EL TIEMPO

El tiempo -no solo el meteorológico- juega en contra delAyuntamiento. «La próxima semana tiene que estar tomada la decisión, porque ya no hay margen para casi nada», reconoce Ángel Ibáñez, para asegurar que no solo la remodelación de la plaza está sobre la mesa.

Existen otras dos opciones, según el vicealcalde, aunque su puesta en práctica entraña mayor complejidad por diferentes motivos. El PP podría solicitar que el estudio de viabilidad presentado por la UTE que integran Sotev y ACR, hasta ahora la única que ha hecho pública su interés por el pabellón multiusos, se adapte a los informes de la Secretaría General y elServicio Municipalizado de Deportes. En los documentos, cuyo contenido difundió ayer este periódico, se rechazan los planteamientos de las empresas por entender que el peso de la inversión recae casi en exclusiva sobre las arcas municipales, sin que la iniciativa privada asuma el riesgo económico-financiero de la operación.

Según las cuentas de la UTE, un recinto multiusos cuesta 18 millones. 6 millones saldrían de las arcas municipales a modo de subvención, 4 millones los pondría el concesionario como capital social y los 8 restantes mediante una deuda con una entidad bancaria. Mantenerlo costaría 445.000 euros al año, por 25 de concesión. Pero se garantizaría la aportación de 1,44 millones de dinero público extra por ejercicio (sin incluir el IVA), en concepto de canon por «Disponibilidad Anual», con lo que ya estaría rentabilizada la operación, subraya Secretaría.

Las empresas tendrían, por tanto, que reducir sensiblemente la aportación anual delAyuntamiento y aumentar el porcentaje variable en función de los eventos que gestionen de forma privada, así como detallar el plan de gestión para -como pide Deportes en el segundo informe- concretar el gasto en personal.

Esta opción no está en manos municipales, sino que obligaría a las partes a entrar en una negociación y emplear un tiempo del que el Ayuntamiento no dispone.

La tercera y última opción que baraja elPP es cambiar tiempo por dinero.Renunciar al sistema de concesión y acometer la obra con fondos propios.Para ello tendría que encontrar no solo una forma de financiación, sino también un proyecto y una empresa dispuesta a tirar la plaza de toros y levantar el pabellón multiusos en tan solo 11 meses, para que el alcalde pudiese mantener su compromiso y no hipotecar la celebración de ninguna de las ferias taurinas, ni la de este año -cuyo concurso está ya en marcha- ni la de 2015.

Solventaría, eso sí, no solo los actuales problemas de la plaza de toros sino también las limitaciones del polideportivo de El Plantío de cara a futuras temporadas.Claro que para convertir este último escenario hipotético en real no solo hay que conseguir de nuevo el ascenso en la cancha -como ya ocurrió la temporada pasada- sino reunir millones para los avales, el canon y el presupuesto mínimo que exige la ACB para entrar en su reducido círculo.