scorecardresearch

La Junta no autoriza un gran congreso médico en Burgos

H.J.-B.G.R.
-

La Sociedad Española de Contracepción quería reunir a 500 profesionales y la norma lo hace inviable, ni siquiera para colectivos vacunados, aunque los intentos prosiguen

Imagen del Congreso de Atención Famacéutica que se desarrolló en el Fórum en el año 2017. - Foto: Alberto Rodrigo

No hay excepciones para un congreso de médicos completamente vacunados. La normativa actual no permite la celebración de reuniones de este tipo con más de 150 asistentes y la Junta de Castilla y León así se lo ha hecho saber a la Sociedad Española de Contracepción, que quería celebrar su XV Congreso en la capital burgalesa durante los días 16, 17 y 18 de junio en el Fórum Evolución.

El evento traería a Burgos a unos 500 profesionales entre ginecólogos, médicos de atención primaria y matronas, que generarían más de 2.000 pernoctaciones en hoteles y el consiguiente consumo en bares y restaurantes de la ciudad, pero salvo sorpresa o rectificación de última hora ya no será posible. Las restricciones actuales, debido a que la provincia de Burgos se encuentra en nivel de alerta 3 por la pandemia, solo permiten aforos máximos de un tercio de capacidad y un límite de 150 asistentes, que hacen inviable este Congreso de Contracepción.

Los organizadores llevaban varias semanas intentando encontrar soluciones de consenso, bien formando grupos burbuja de 150 personas repartidos entre distintas salas o intentando convencer a la Junta de que el evento «no presenta elementos epidemiológicos que impidan ampliar el aforo», puesto que se trata de un colectivo vacunado hace meses.

Sin embargo, este miércoles recibieron una contestación por parte de María del Carmen Pacheco, directora general de Salud Pública, en la que se reitera que la Junta no ha previsto «excepciones para las personas vacunadas en ninguna de las medidas de prevención aprobadas hasta la fecha, por no ser un criterio determinante y máxime en un momento como el actual en el que el porcentaje de vacunación de la población aún no es el suficiente».

En esa respuesta, la propia directora general pide disculpas a Modesto Rey, presidente del Congreso y jefe de Ginecología del HUBU, por no poder atender una solicitud de reunión que había formulado «al encontrarnos plenamente dedicados a las tareas de control de la pandemia y organización de la vacunación contra la covid-19». Días antes, la organización del Congreso de Contracepción había escrito incluso una carta al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, recordándole que simplemente eliminando el límite de las 150 personas permitiría juntar a 500 en la sala principal del auditorio, ajustándose al tercio del aforo. Y ponía como ejemplo que el pasado fin de semana hubo un Concierto del Orfeón Donostiarra en esa misma sala y con ese mismo número de asistentes «sin la condición de estar vacunadas».

El precedente del Orfeón. Al mismo tiempo, Modesto Rey defendía: «La celebración del Congreso es esencial para nuestra actividad asistencial. Permitirá la puesta en común en investigaciones, estudios y tratamientos, también relacionados con las consecuencias clínicas de esta pandemia y su repercusión en la Salud Sexual y Reproductiva de las mujeres en España. Esta autorización, Sr. Presidente, permitirá concurrir y actualizar sus conocimientos a todos/as los profesionales que, interesados en acudir al Congreso, ya tienen autorización en sus Hospitales y Centros de Salud. Evitará, a la vez, que se tengan que anular más de 2.000 pernoctaciones hoteleras, con el perjuicio que, además, se ocasiona a la hostelería y al comercio de la ciudad de Burgos y que en estos momentos de crisis tanto precisa actividades que generen economía. Y será difícil de explicar que se impida celebrar nuestro Congreso, cuando se vienen celebrando Ferias multitudinarias como Fitur, se anuncia la presencia de espectadores en actividades deportivas o el Pasaporte Certificado Digital COVID».

Nada de esto ha podido convencer a la Junta por el momento. Y es que desde la organización se quiere hacer un último intento y la Federación de Hostelería continúa manteniendo conversaciones con responsables regionales para «buscar soluciones que desbloqueen la situación», según asegura su responsable, Fernando de la Varga. El vicepresidente Francisco Igea anunció este jueves que, si las condiciones epidemiológicas lo permiten, la provincia de Burgos podría pasar a la llamada ‘fase 2’, que permitiría elevar el máximo de asistentes a congresos hasta 300.