Otras plumas como referentes

I.L.H.
-

Óscar Esquivias y Óscar Arroyuelo participan en la antología de relatos LGTBI+ que ha editado la revista 'Gehitu'. Junto a ellos escriben Eduardo Mendicutti, Nando López o Clara Asunción García

En la portada de la revista aparecen más de una treintena de célebres personalidades del mundo de las letras y jóvenes promesas que hacen activismo literario.

No todas las sexualidades y afectividades tienen el mismo peso en la literatura. Y sin su presencia no hay posibilidad de que lectores y lectoras encuentren referentes para identificarse. Por eso, aunque resulte complicado etiquetar una literatura por centrarse en temas que afectan al colectivo LGTBI+, no solo son necesarias sino imprescindibles las antologías que les den voz.

La revista cuatrimestral Gehitu Magazine, que desde hace 30 años vela por los derechos de gais, lesbianas, trans, bisexuales e intersexuales, ha decidido dedicar por primera vez un número a la literatura. «No hemos querido acotarlo porque tampoco sabíamos cómo, así que lo hemos titulado Otras plumas. Comunidades LGTBI+ y Literatura», detalla Óscar Hernández-Campano, coordinador de esta «antología histórica», como la cataloga por el número de participantes (25) y la calidad de los autores y autoras. «Lo que pedíamos es tratar alguna vertiente de estas realidades con la idea de crear referentes que como lectores siempre hemos echado de menos en la literatura y la cultura en general».

Entre los autores que participan están los burgaleses Óscar Esquivias y Óscar Arroyuelo, acompañados de Eduardo Mendicutti, Clara Asunción García, Nando López (que acaba de ganar el premio Gran Angular de Literatura Juvenil con La versión de Eric), Mila Martínez, José Luis Serrano o Martha Lovera, entre otros. 

«La homosexualidad sigue siendo un tema incómodo y hay muchos lectores con prejuicios para acceder a ella como recurso literario», sostiene Óscar Esquivias, que participa con el cuento Flores. Es la historia de un músico con una proyección internacional prometedora que ha de volver a su ciudad natal por un tema de salud. El joven relata una anécdota en un concierto y en una de las escenas, cuando se describe moviéndose en bicicleta con un violín a la espalda, los lectores de Esquivias seguramente evoquen la portada de Andarás perdido por el mundo. «Es cierto que tiene cosas en común con otros textos míos, pero no ha sido premeditado. La imagen del libro en realidad es un violonchelo, pero puede recordarlo, es cierto. Flores lo escribí en vísperas del confinamiento y creo que si me lo hubieran pedido una o dos semanas después hubiera escrito otra historia. Ésta la vi con claridad, pero ahora pienso mucho en el doble confinamiento que deben estar viviendo aquellos adolescentes que no han contado en casa cuál es su orientación y se sienten encerrados con su secreto».

El protagonista es un joven homosexual, aunque su orientación sexual no es lo más importante: «Lo que cuenta es cómo te puede cambiar la vida un brote psicótico, que es lo que le pasa al músico y por lo que vuelva a su provincia. No está ubicado en Burgos, pero un lector burgalés puede reconocer la ciudad e incluso imaginarse a la OSBu, aunque también pueden identificarse con cualquier otra».

El mirandés afincado en San Sebastián Óscar Arroyuelo participa con La cucharita, una historia en la que se entrelazan dos pandemias: la del sida y la del coronavirus. «Me dedico a la defensa de las personas que viven con VIH, y quería contar las analogías y diferencias, algunas bastante injustas». Su texto se lo dedica a Gita Ranjee, científica ugandesa que investigaba sobre el sida y ha fallecido por coronavirus, y a Li Wenliang, el médico chino que denunció la falta de transparencia con la pandemia y murió también por la covid-19.

Con ilustraciones. La antología recogida en Gehitu Magazine pretende concentrar textos «diversos y coloridos» en los que destaquen las reivindicaciones del colectivo LGTBI+ y sea evidente su presencia. Pero el número va más allá de las narraciones. «Es un conjunto excepcional -remarca Hernández-Campano- porque cada texto va acompañado de ilustraciones creadas para ese relato» (en Flores los dibujos son de Sandra Broa). La revista se completa con artículos sobre editoriales y librerías especializadas, ensayos y opiniones, además de un editorial que no es ajeno a la crisis sanitaria.

De hecho esta circunstancia ha  impedido que el número, de distribución gratuita, haya salido en versión impresa. La idea es publicarlo en mayo con una edición más amplia de lo habitual. Mientras tanto se puede descargar en la página web de Gehitu: www.gehitu.org.