Ganas de 'terraceo' en Burgos

M.L.M. (ICAL)
-

La capital burgalesa afronta la fase 1 con "ilusión" y "prudencia" y el acalde pide "corresponsablidad" a hosteleros y clientes para evitar la posible propagación de la covid-19

Ganas de 'terraceo' en Burgos - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

GALERÍA

'Terraceo' y compras en el primer día de la fase 1 en Burgos

La ciudad de Burgos afronta su estreno en la fase 1 de la desescalada con ganas de 'terraceo' a lo que se ha sumado el buen tiempo en la capital. Desde primera hora de la mañana, los más madrugadores aprovechaban para tomar los primeros cafés en las terrazas habilitadas por los establecimientos de hostelería, que guardan las distancias de seguridad protocolarias.

Terrazas llenas y colas de gente esperando su turno. Esa es la foto fija de la mayoría de las zonas de ocio de la ciudad castellana, si bien destaca que los trabajadores llevan su pertinente mascarilla y la mayoría de los clientes también, guardando la distancia social de dos metros. La reapertura al público de las terrazas al aire libre, con una limitación del 50 por ciento de las mesas actualmente autorizadas en la correspondiente licencia y para una ocupación máxima de diez personas por mesa o agrupación de mesas manteniendo en todo caso la distancia mínima de dos metros.

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, recordó que dicho porcentaje podrá verse incrementado próximamente, en cada caso y en las condiciones que se determinen, en la medida que se vayan resolviendo las peticiones de ampliación efectuadas. También recuerda que no está permitido el consumo en las inmediaciones del establecimiento, solo en las áreas anejas pertenecientes al propio local, tanto los espacios exteriores como los interiores al aire libre, en los que se preste el servicio de terrazas. Por el momento, todo se cumple en Burgos.

Terrazas llenas en la avenida Reyes Católicos esta mañana.Terrazas llenas en la avenida Reyes Católicos esta mañana. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

Por ello, apela a la "corresponsabilidad" del cumplimiento tanto de los hosteleros como de los usuarios. "Hay que evitar aglomeraciones de gente consumiendo en las inmediaciones de los establecimientos y no consumir alcohol en la vía pública", advierte. Todo se resume en "responsabilidad y disciplina en el uso de estas terrazas".

De hecho, quiere trasladar su "más sincero agradecimiento" como alcalde a los vecinos que desde el primer día, remarca, "interiorizaron" las medidas sanitarias del Ministerio de Sanidad y las que desde el Ayuntamiento eran obligatorias para evitar propagación del virus de la covid-19. "Gracias al empeño y la disciplina de la mayoría de burgaleses", dice, y aplaude "la generosidad y solidaridad para seguir avanzando con las máximas garantías".

"Hoy es un día con dos emociones: ilusión de ir recuperando nuestras vidas con nuestros familiares, amigos, terrazas... Ese reencuentro será inolvidable pero también tiene que ir acompañado por la prudencia necesaria para poder disfrutar de este periodo con las máximas garantías", reflexiona De la Rosa.


Por ello, recomienda a los burgaleses la aplicación de la receta de "la ilusión y la precaución" a partir de hoy, primer día de la fase 1 y "hasta que las autoridades sanitarias entiendan que estamos preparados para la fase 2". Porque, según dice, "se trata de poder avanzar con seguridad" porque "la mejor de las garantías para poder poner en el mapa a Burgos se basa en el mapa de seguridad, como una ciudad en la que cualquier visitante pueda sentirse seguro".

Otras de las medidas que avanzan en la ciudad por encontrarse en fase 1 son el cobro de las tarifas de la ORA (zona azul) y de los autobuses urbanos, tras dos meses sin hacerlo, que han incrementado hasta un aforo máximo del 50 por ciento (34 personas máximo para los articulados, 21 los estándar y 8 en los minibuses). Además, se incorporan tres nuevas líneas de autobuses (3, 15 y 22) a la ruta siendo ya veinte líneas en total las que se encentran circulando por las calles de la capital.

De esta forma, ahora todos los conductores van cubiertos con EPIs y los usuarios con mascarillas. El regidor recuerda que las tarifas que se han dejado de cobrar van a suponer una caída de ingresos de más de 810.000 euros. A ello añade que los dos meses que ha estado suspendida la tarifa vinculada a la ORA supone también una caída de ingresos de 500.000 euros. Pero hoy, Burgos ya en fase 1, "vuelve a recuperar progresivamente cierta normalidad", sostiene.