Un candidato sin dogmas

SPC
-
Un candidato sin dogmas - Foto: [[[[[[[[[[[[[[[Jesús HellÁ­n ]]]]]]]]]]]]]]]

Rivera reniega de quienes le tildan de «veleta» y justifica sus cambios en la necesidad de reconsiderar decisiones «por el bien» de los demás

Son muchas las críticas que se vierten sobre los candidatos a la Presidencia del Gobierno, pero si hay un posicionamiento en el que la mayoría de contendientes parece ponerse de acuerdo es en llamar «veleta» al líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Un apelativo sobre el que el dirigente liberal tiene clara su falta de veracidad, ya que él mismo justifica que los cambios en sus posicionamientos políticos se basan en que en su partido reconsideran las decisiones que toman porque no tienen «dogmas».
«En la vida hay que tomar decisiones y puedes retomar decisiones; si no, seríamos un dogma, una especie de religión. La clave está en tener valores y valorar las circunstancias. Si no fuera así, sería peligroso», declaró ayer, horas antes del segundo debate a cuatro.
Por ejemplo, se refirió al hecho de que Cs apoyara recientemente en el Congreso el decreto ley del Gobierno para ampliar el permiso de paternidad después de haber dicho que no votarían a favor de ninguno de los decretos. 
«En política tienes que tragarte sapos muchas veces», admitió, añadiendo que, en ese caso, cambiaron de postura «por el bien de las personas» que se verían beneficiadas por esa medida. Además, apuntó que, aunque es «vehemente» al defender sus ideas, también es capaz de «rectificar y pedir perdón».
En cuanto a los que llaman «veleta» a Ciudadanos y dicen que es poco de fiar, por ejemplo en su política de pactos, Rivera subrayó que su partido está «en la diana» de las críticas porque se ubica en el centro, reniega de las etiquetas de izquierda y derecha y está abierto a llegar a acuerdos con otros.