El 85% de los robos en viviendas no se resuelven

FERNÁN LABAJO
-

La mayoría de estos delitos se producen cuando no hay nadie en casa y las víctimas tardan en detectarlos. Una vez consiguen su objetivo, los ladrones abandonan el país y complican la investigación

Muchos robos en domicilios se producen a plena luz del día. - Foto: Valdivielso

Si hay un delito que es especialmente difícil de resolver es el de los robos en viviendas. Y ya no solo porque así lo muestran los datos, que revelan que solo se esclarecen el 15% de los asaltos que se producen en la provincia de Burgos, sino por el modus operandi de los ladrones. Muchos de ellos pertenecen a bandas organizadas, procedentes en su mayoría de países del este de Europa, que tras elegir y vigilar durante semanas sus objetivos, entran y arrasan con todo en apenas minutos. Normalmente realizan unos cuantos en pocos días y antes de que puedan ‘pescarles’ se marchan de España.Todo ello complica las investigaciones policiales, aunque a veces se consigue dar con ellos, como ocurrió en abril en el marco de la Operación Cátedra, en la que se detuvo a cinco personas de origen georgiano.

Según los datos aportados por el Ministerio del Interior, en 2018 se produjo un incremento del 45% en los robos con fuerza y violencia en viviendas. Se contabilizaron en la provincia de Burgos un total de 686 delitos de este tipo, la cifra más alta del último lustro, y se resolvieron 115, lo que significa que ocho de cada diez casos se quedan sin esclarecer. Este porcentaje es parecido cada año, lo que habla de la dificultad de seguir la pista a estas bandas. Se da la circunstancia también de que, apuntan fuentes policiales, tras detener a varios miembros, incluso al cabecilla, sus abogados solicitan la extradición a los países de origen. Allí cambian la identidad y vuelven al poco tiempo para volver a delinquir. Puede que cambien de ciudad o que no vuelvan en un tiempo. También hay que resaltar que muchos asaltos se producen en casas unifamiliares vacías de pueblos de la provincia, en ocasiones segundas viviendas.

Algo similar ocurre con las estafas. El porcentaje de esclarecimiento de delitos también es de aproximadamente el 20%. El pasado año se contabilizaron 2.183, también la cifra más alta de los últimos cinco. De hecho, desde 2014 este tipo de delitos se han multiplicado por cuatro. En este caso, internet ha sido el principal detonante, ya que muchas de ellas se producen a través de las nuevas tecnologías. Esta circunstancia también se ve en que los fraudes de tipo bancario ya solo suponen el 5%. Eso sí, también son difíciles de resolver, pues de los 116 que aparecen en la estadística se esclarecieron 19.

Tampoco los hurtos tienen un alto índice de esclarecimiento. El pasado año se produjeron en la provincia de Burgos 2.976 y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado resolvieron 597, lo que significa poco más del 20%. Cabe reseñar que en este tipo de delitos se incluyen, por ejemplo, aquellos robos de carteras, bolsos o teléfonos móviles que se dan en la vía pública. Los infractores son muy hábiles en los descuidos y se aprovechan de ello. Desde la unidad de Participación Ciudadana de la Comisaría llevan tiempo alertando, por ejemplo, de los llamados ‘abrazos cariñosos’, cuyas principales víctimas son las personas mayores.

El tercer tipo de delito más común y que tampoco goza de un gran índice de esclarecimiento es el de daños en el patrimonio, ya sea en edificios privados, públicos o bienes materiales. El pasado ejercicio hubo un total de 1.674, una cifra muy similar a la de otros años, y se solucionaron 265, lo que equivale a un 16%. En estos casos, los infractores suelen ser muy cuidadosos y procuran que nadie les vea si van a cometer estas fechorías. Dispositivos tecnológicos como las cámaras de videovigilancia son claves para encontrar a los delincuentes.

En el lado opuesto a las estafas y los asaltos en viviendas están las sustracciones de vehículos. Los datos del Ministerio delInterior muestran que en 2018 no solo disminuyeron, sino que tocó mínimo de los últimos cinco años. Se contabilizaron en total 101. Además, la resolución de casos se aproxima al 40%. La Policía Nacional en Burgos encabezó hace apenas unas semanas la Operación Greco Decoder, en el que se desarticuló a una banda organizada que se dedicaba a robar coches de alta gama en muchas provincias de España para luego desguazarlos y vender las piezas por internet. En la capital sustrajeron un BMW X5 de un garaje de la avenida Reyes Católicos que fue el origen de las investigaciones. Se detuvo a 18 personas a las que se les imputa al menos 30 delitos de este tipo.

Otras infracciones penales que también se dan con menos frecuencia y que tienen un mayor índice de esclarecimiento son los robos con violencia en la vía pública y en establecimientos. Del primer tipo se produjeron el pasado año 89 y se resolvieron prácticamente la mitad, mientras que del segundo hubo un total de 24 y solo quedaron tres sin solucionar. El pleno, como ocurrió en todos los ejercicios desde hace un lustro, se lo llevaron los delitos de blanqueo de capitales, ya que se esclarecieron los tres que se contabilizaron en 2018.