Un archivo que no da más de sí

I.L.H. / Burgos
-

El Ayuntamiento sigue sin encontrar un recinto temporal que reúna condiciones necesarias mientras solventa las «trabas urbanísticas» del solar junto a la sede, previsto para la ampliación.La directora tilda la situación de «crítica»

La directora del archivo, Milagros Moratinos, presentó la memoria de 2013 junto al concejal de Cultura, Fernando Gómez. - Foto: Ángel Aayala

Cada año el Archivo Municipal de Burgos recibe cientos de documentos nuevos: actas del Ayuntamiento, fotografías de los ciudadanos, adquisiciones del centro, donaciones de particulares, publicaciones periódicas, ediciones... Solo en 2013, entre el archivo y la biblioteca se han incorporado cerca de mil expedientes, medio centenar de planos, 136 documentos, una treintena de publicaciones y más de un centenar de imágenes. Sin embargo, el espacio del palacio de Castilfalé y el del depósito intermedio en el que se custodian los documentos que aún no son históricos hace tiempo que no da para más. Los responsables del archivo llevan reclamando desde hace años una ampliación que no termina de llegar.
«Nos encontramos en una situación crítica», aseguraba ayer la directora del archivo, Milagros Moratinos, al presentar la memoria de 2013. Junto a ella se sentaba el alcalde en funciones, Fernando Gómez, para quien la urgencia de Castilfalé no pasa desapercibida aunque no encuentre una solución: «En los últimos años hemos detectado que efectivamente es necesario contar con un espacio intermedio, como el que ya existe en los bajos del Ayuntamiento, para albergar esos documentos que todavía no son históricos».
El espacio al que alude el presidente del Instituto Municipal de Cultura sería provisional, mientras afrontan la ampliación del archivo en el solar que existe junto al palacio y en el que se prevé construir a largo plazo. «Es un solar que todavía tiene algunas trabas urbanísticas, por lo que para hacer una inversión estamos hablando de un horizonte a varios años».
Mientras esos «problemas urbanísticos» se solventan, la apuesta del Ayuntamiento para crear un depósito temporal y alternativo no encuentra ubicación idónea. Y cada año siguen incorporándose nuevos documentos: «Estamos buscando una solución intermedia que no es sencilla ni es fácil. Necesitamos un inmueble que permita conservar con seguridad los documentos en todos los sentidos:anti hurtos, incendios o humedad. Yno es fácil por el peso del papel, ya que la mayoría de edificios que contienen forjados no están preparados. Hemos descartado probablemente más de veinte opciones, puesto que no podemos hacer un gasto inútil, pero es verdad que se necesita de manera urgente».
El concejal de Cultura reconoce que no pueden demorarse mucho tiempo más y espera encontrar una salida durante el año que viene: «Tenemos que buscar una solución, pero desde luego no podemos descuidarnos mucho».
Pese a las dificultades del espacio, el Archivo Municipal de Burgos sigue creciendo en servicio, visitas y préstamos. En 2013 atendieron cerca de 7.000 consultas de usuarios que solicitaron más de 18.000 documentos. Continúan con la digitalización del servicio, con los programas didácticos que realiza el personal del archivo y la colaboración en exposiciones.
La gestión del centro municipal ha costado 49.400 euros, de los que más de 4.000 se han recuperado a través de los ingresos por los servicios de reprografía de los usuarios.