Primaria prevé ampliar las consultas presenciales el 15

ANGÉLICA GONZÁLEZ
-

Sacyl tiene preparadas nuevas normas de atención en centros de salud para que sean totalmente seguros pero su implantación dependerá de la evolución de la pandemia en la provincia, ahora claramente al alza. Varios profesionales analizan la situación

Primaria prevé ampliar las consultas presenciales el 15 - Foto: Patricia González

Ha pasado ya más de un año desde que la sanidad de esta provincia -como la del resto del país- está en situación de guerra. No solo la covid-19 ha devastado cualquier vestigio anterior del ejercicio profesional en los hospitales sino que a la Atención Primaria la volvió literalmente del revés y le quitó uno de sus pilares básicos: la atención presencial a los pacientes en los centros de salud, lo que se hizo con el objetivo prioritario de velar tanto por su seguridad como por la de los profesionales. Pero ahora, con la cada vez mayor generalización de la vacuna se está empezando a preparar la reducción de las consultas telefónicas.

De hecho, el plan de Sacyl es que a partir del 15 de abril las presenciales aumenten y sean ya el 50% de las que se llevan a cabo y así se lo ha comunicado a los sanitarios. Desde esa fecha se abrirá la posibilidad de que los usuarios soliciten directamente consulta presencial a través del teléfono de cita previa, del personal administrativo o de la aplicación Sacyl Conecta. También está previsto que se instale un buzón de voz en todos los centros de salud, que será gestionado por el personal administrativo, para  recoger todas las llamadas que no han podido ser contestadas.

Ahora bien, el nuevo sistema que se ha ideado para que los usuarios puedan ser vistos en persona más que hasta ahora por sus enfermeras o sus médicos entrará en vigor siempre en función de la evolución de los nuevos casos, que en Burgos está siendo claramente negativa, por lo que se podría retrasar. Los profesionales están todos ya vacunados pero el riesgo es el posible contagio entre pacientes, por lo que se están organizando las agendas de manera que, entre otras cosas, no coincidan en las salas de espera varias personas a la vez.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)