La Guardia Civil deja de hacer test tras 37 positivos

F.L.D.
-

La Comandancia explica que se pararon porque no había más y la AUGC lo achaca al miedo a las bajas

Una patrulla durante un control. - Foto: Patricia

La Benemérita ha sido probablemente la fuerza de seguridad más castigada por la covid-19. Sin ir más lejos, en España han fallecido siete agentes a causa de esta enfermedad y los sindicatos han pedido desde el inicio de la pandemia medidas de protección y test. En Burgos, media docena de guardias civiles dieron positivo y tuvieron que ser aislados a las pocas semanas de que se decretase el estado de alarma. Tal vez por eso se encendieron las alarmas hace unos días, cuando las pruebas de anticuerpo diferenciado mostraron que otros 37 efectivos estaban contagiados. Ahora se encuentran a la espera de confirmación del PCR, lo que ha dejado «en cuadro» al Instituto Armado, según la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

Fuentes sindicales consultadas por este periódico explican que la plantilla se ha quedado muy mermada, pues los agentes que dieron positivo han sido puestos en cuarentena, al igual que los compañeros con los que comparten patrulla, ya que, recuerdan, desde la entrada en vigor del confinamiento se hacen turnos estanco. «Hay dos unidades cerradas por los contagios», aseguran. 

El miedo a quedarse sin efectivos si se siguen haciendo pruebas es, en opinión de la AUGC, una de las razones por las que el pasado martes los guardias civiles dejaron de someterse a ellas, a pesar de que la intención era que todos los destinados en la provincia lo pasasen a lo largo de estas semanas. No obstante, desde la Comandancia aclaran que no es ese el motivo, sino el hecho de que se quedasen sin ellos el martes pasado. Se espera que en los próximos días la Junta de Castilla y León les envíe más para poder seguir examinando. 

En la Comandancia también discrepan con el número de contagiados, que la AUGC cifra en 37, aunque no aclaran cuántos son exactamente. Esa disonancia de datos puede deberse a que el anticuerpo diferenciado aporta dos parámetros de contagio, el IGG y el IGM. El primero de ellos significa que una persona podría tener el coronavirus en este mismo momento y es necesario un contraanálisis para descartarlo o confirmarlo. 

Algunas fuentes indican que los primeros guardias civiles que se han sometido al PCR han dado negativo. A este respecto cabe recordar que la semana pasada 33 agentes de la Policía Local estuvieron en la misma situación y la segunda prueba solo confirmó a uno de ellos. Los test anticuerpo son los mismos, en ambos casos facilitados por la Junta de Castilla y León. 

Falta de medios. Se da la circunstancia de que estos análisis han llegado tras muchas reclamaciones por parte de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, que desde el inicio de la pandemia ha venido denunciando la escasez de medios y también la «dejadez» de la Comandancia a la hora de proteger a los agentes. En este sentido, protestaban porque mientras en otras provincias como en Soria ya había pasado el test toda la plantilla, en Burgos no tenían noticias hasta hace siete días de cuándo llegarían. Solo se sometían a él, denunciaban, aquellos que presentaban síntomas claros de contagio, ni siquiera sus parejas, a las que recomendaban simplemente permanecer en cuarentena.

A esto se une, siempre según la AUGC, una escasez de medios de protección de los agentes. Así, se han quejado de que no han tenido guantes ni mascarillas en las patrullas y tampoco han podido llevarlas de su propia casa. Lo mismo ha ocurrido con la limpieza de vehículos, la cual es obligatoria por parte de los equipos propios y nunca de personas y entidades fuera del Instituto Armado.