scorecardresearch

Profesores de Francés temen por el futuro de la asignatura

B.G.R.
-

Piden que la Lomloe la recoja como obligatoria. La provincia cuenta con 80 docentes de esta materia

Francés es la segunda lengua extranjera mayoritaria en Burgos. - Foto: Alberto Rodrigo

Los borradores de la nueva ley de enseñanza (Lomloe) van arrojando detalles que despiertan inquietud entre algunos colectivos de la comunidad educativa. En este caso, son los profesores de Francés los que han mostrado su temor a la desaparición de la segunda lengua extranjera, sea esta o cualquier otra, en los currículos tanto de Primaria como de Secundaria, por lo que exigen a las distintas administraciones que apuesten por su continuidad y la conviertan en una asignatura de carácter obligatorio.

Los docentes de esta materia quieren mostrar su preocupación y dar voz a sus reivindicaciones, por lo que han iniciado una campaña de recogida de firmas en Castilla y León. Elena Gómez, presidenta de la Asociación de Profesores de Francés de Burgos, explica que la raíz del problema se encuentra en que la conocida como Ley Celaá sigue manteniendo esta disciplina como de libre configuración autonómica, por lo que deja su futuro en manos de la Junta, contando  también con la autonomía de los propios centros educativos. «Es un eufemismo porque ni siquiera se denomina segunda lengua extranjera como tal», manifiesta.

Gómez critica que esta concepción de la materia hace que los estudiantes de Secundaria se vean obligados a elegir entre el Francés, en este caso, y otra asignatura de modalidad, lo que hace que en muchos casos, sobre todo en Bachillerato, opten por la segunda porque es la que más se adecua a su perfil preuniversitario, pero no «porque no quieran continuar estudiándola».  «Es algo muy injusto», subraya, no sin antes poner en valor la importancia del aprendizaje de idiomas en una Comunidad que carece de lengua cooficial.

Refuerza este argumento en el hecho de que uno de los objetivos de la UE es que «en todos los países europeos se estudien al menos dos lenguas en la enseñanza obligatoria y aquí no se cumple», considerando necesario que Castilla y León no se quedé atrás en este aprendizaje lingüístico. Además, pone de relieve los estrechos vínculos que existen entre Burgos y Francia tanto en el campo empresarial como en el cultural.

La reivindicación de esta asociación provincial de docentes, integrada en el colectivo que se ha creado en la Comunidad, coge ahora más fuerza por su «futuro incierto» y por el hecho de que las anteriores leyes educativas «no le han dado el lugar que se merece». En este sentido, Gómez lamenta que se hayan ido reduciendo el número de horas lectivas perdiéndose hasta dos a la semana en cursos como cuarto de la ESO y primero de Bachillerato. Por ello y aprovechando este cambio de norma, quieren reunirse con la consejera de Educación, Rocío Lucas, para trasladarle su preocupación y que se garantice su continuidad y obligatoriedad.