Homenaje a las víctimas del Yak-42 en Turquía

DB
-
El embajador de España en Turquía. - Foto: @EmbEspTurquia

"La sangre derramada en el monte Pilav une para siempre este lugar al recuerdo colectivo de España, y es punto obligado para sus representantes, que os dicen, con dolor y orgullo: Hermanos, no os olvidamos", dijo González Barba durante el homenaje

La Embajada española en Turquía rindió ayer homenaje a los 62 militares españoles que fallecieron en el accidente del Yak-42, ocurrido hace 16 años en Trebisonda, en la costa noreste de Turquía.

El embajador de España en Turquía, Juan González Barba, presidió la comitiva oficial que realizó dos ofrendas florales, una en un monolito en la ciudad de Maçka, cerca de donde ocurrió el accidente, y otro en el mismo monte Pilav, donde se estrelló el avión con los militares españoles.

"La sangre derramada en el monte Pilav une para siempre este lugar al recuerdo colectivo de España, y es punto obligado para sus representantes, que os dicen, con dolor y orgullo: Hermanos, no os olvidamos", dijo González Barba durante el homenaje en el monte, donde se izó la bandera y sonó el himno español.

Barba se reunió con el gobernador de la provincia de Trebisonda, Ismail Ustaoglu; y con el alcalde de la ciudad de Maçka, Koray Koçhan, donde el Gobierno español erigió un monolito en recuerdo a las víctimas del accidente. El 26 de mayo de 2003 el avión Yakolev-42 se estrelló al intentar aterrizar para una escala técnica en el aeropuerto de Trebisonda, en la costa del Mar Negro.

De las 75 personas fallecidas, 53 eran militares españoles que regresaban de Afganistán y 9 que venían de su misión en Kirguizistán a España.

Además, murieron doce tripulantes ucranianos y un ciudadano bielorruso.