La Fernán González cierra el curso con un homenaje a Teresa de Jesús

DB / Burgos
-

Los académicos oyeron misa en la celda que la santa usó durante su estancia en Burgos, convertida ahora en un pequeño oratorio

Los asistentes al acto escucharon las distintas intervenciones. - Foto: Luis López Araico

La vida y obra de Santa Teresa de Jesús fueron el hilo conductor de la sesión académica de clausura del curso 2014-2015 de la Real Academia Burgense de Historia y Bellas Artes Instituto Fernán González. Coincidiendo con el quinientos aniversario de su nacimiento, el convento de San José y Santa Ana de las Carmelitas Descalzas que puso en marcha en esta ciudad se convirtió en el escenario de los tres actos en que consistió el evento, al que asistió la concejala de Servicios Sociales, Ana Lopidana: una misa celebrada en el pequeño oratorio en el que se ha convertido la celda que la santa usó durante su estancia en Burgos, intervenciones de los académicos y un recital de canciones sobre textos de la abulense. 
El presidente de la entidad, José Manuel López Gómez, intervino durante unos minutos para recordar los puntos de encuentro entre la institución carmelita y la Real Academia. Más bien con su antecesora, la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos, de la que era miembro el padre Silverio de Santa Teresa, que así se llamaba el fraile que llegó a ser superior general de todos los carmelitas del mundo y que falleció en México en 1957.
Asimismo se ocupó López Gómez de leer la intervención que tenía previsto hacer el también carmelita Tomás Álvarez ¿Son burgalesas las últimas páginas escritas por Santa Teresa? ya que el autor -que tiene  92 años- no puedo acudir por cuestiones de salud. La respuesta a la pregunta que se hacía el nonagenario religioso fue que sí fueron  escritas durante su estancia en esta ciudad.
Por su parte, Fray Valentín de la Cruz tomó la palabra con una ponencia titulada La santa doctora recibe en su casa de Burgos a la Institución Fernán González; la escritora María Jesús Jabato puso de relieve la vertiente feminista de Santa Teresa de Jesús -«una mujer en un mundo de hombres» la llamó- y René Payo, vicerrector de la Universidad de Burgos, glosó sobre el arte y la arquitectura en la última fundación teresiana. 
Un recital de canciones sobre textos de Santa Teresa cerró el acto. La soprano María Pilar Tapia Pérez y el profesor y organista Miguel Ángel Palacios interpretaron Véanle mis ojos, de Felipe Pedrell; Nada te turbe, de José María Beobide; Vivo sin vivir en mí, de Juan Antonio Moreno; Vuestra soy, de Ángel Barja, y la trilogía teresiana del propio Palacios compuesta por los temas Oh, hermosura, La mariposilla atada y Dichoso el corazón enamorado.