Cuídate, corazón

A.G.
-

Un grupo de pacientes cardiovasculares crea una asociación para darse apoyo y divulgar la prevención de estas patologías

Cuídate, corazón - Foto: Alberto Rodrigo

Juan Carlos Santamaría sabe lo que es estar muerto porque dice que lo estuvo durante quince minutos. El 4 de enero de 2018 sufrió lo que llama "una muerte súbita", un fallo cardíaco del que le sacaron los primeros auxilios que le proporcionaron de forma inmediata tanto su hijo como un vecino y los profesionales sanitarios del 112, y los cuidados que recibió primero en el servicio de Cardiología y después en el área de Rehabilitación Cardíaca del Hospital Universitario de Burgos. A todos ellos les está profundamente agradecido por su nueva vida y, en parte, en justa correspondencia por tener un sistema público de salud tan eficaz y eficiente, él ha puesto su grano de arena ayudando a formar la Asociación Burgalesa del Corazón (Abucor), de la que es presidente y que en unos meses, cuando se terminen de pulir las gestiones burocráticas, se presentará oficialmente en sociedad.
Los objetivos de Abucor son fundamentalmente de apoyo a los pacientes cardíacos y a sus familias y, en segundo lugar, divulgativos y de investigación. Los fundadores quieren que la sociedad entera sea consciente de los riesgos que se corren al no cuidar bien el corazón por diferentes razones como una alimentación no saludable, la falta de ejercicio o, sobre todo el abuso del tabaco: "Es el peor enemigo del corazón", insiste Santamaría. Junto a él, el tesorero de la asociación, Tasio Villanueva, asiente y recuerda su propia historia en la que tiene un papel fundamental su médico de cabecera.
"Llevaba varios días con un dolor en el brazo que achacaba a una antigua hernia que pensaba que volvía a darme guerra. Al tercer día decidí ir al médico de cabecera, quien me hizo un electrocardiograma y aunque no vio nada aparentemente alarmante no se quedó tranquilo y me mandó a urgencias del HUBU. Allí enseguida me atendieron y me dijeron que me había dado un infarto", recuerda y, de paso, pone en valor el fantástico trabajo de los profesionales de la Medicina de Familia.
Los episodios cardiovasculares son, como se ve, tan individualizados como pacientes hay que los sufren y por eso Abucor quiere ser un paraguas para todos ellos... y sus familias. "La gente que está alrededor de quienes tenemos un evento cardiovascular sufre mucho. Después de que ocurre el infarto o la angina de pecho se preocupan muchísimo y están pendientes siempre de dónde estamos y de si nos ha pasado algo. Por eso, ellas también son llamadas a las charlas que se ofrecen en el área de Rehabilitación Cardíaca para replantearse la vida y por eso nosotros queremos ofrecerles también apoyo", cuenta el presidente.
En este sentido, quieren ofrecer algunas pautas para que haya una recuperación completa desde el punto de vista psicológico, para lo que van a contar con profesionales experimentados. De momento, todas estas previsiones quedan a la espera de formalizar su creación como asociación ante al Junta de Castilla y León -que no creen que tarde más de un par de meses- y posteriormente, acceder a una sede dentro del Centro Sociosanitario Graciliano Urbaneja, una petición que ya han realizado pero que está a expensas de su constitución oficial.
EDUCACIÓN Y DESFIBRILADORES. La intención de Abucor es dirigirse a los colegios e institutos para dar charlas a través de las cuales las generaciones más jóvenes sean conscientes de la importancia de mantener un estilo de vida saludable sin tabaco, alcohol y con una buena alimentación para prevenir, en la medida de lo posible, las enfermedades cardiovasculares. También pretende la entidad que se forme en resucitación cardiopulmonar (RCP), como ya están haciendo en algunos centros escolares.
Por otro lado, tienen un especial interés en que se complete el mapa de los desfibriladores. "Es cierto que cada vez hay más en los diferentes puntos de la ciudad pero sería interesante que aumenten tanto el número de aparatos como la formación general de la población para que se pueda salir al paso de cualquier urgencia".