Salinero apoya un pacto De la Rosa-Marañón si apea a Lacalle

C.M.
-
Raúl Salinero y Margarita Arroyo (i.) estarán en el Ayuntamiento y Laura Domínguez, en las Cortes. - Foto: Valdivielso

Podemos respaldará a Daniel de la Rosa en la sesión de investidura y se muestra satisfecho con los resultados

Tras los malísimos resultados cosechados por Podemos en todo el territorio nacional, Burgos se antoja un «bastión» para la formación morada al haber logrado dos concejales en el Ayuntamiento de la capital la primera vez que se presentaba bajo estas siglas y la única procuradora en las Cortes de Castilla y León.

Su cabeza de lista, Raúl Salinero, está convencido de que serán un fuerza con gran peso en el Ayuntamiento para poder materializar sus «compromisos» con la sociedad. Aunque sus dos concejales no suman mayoría con el PSOE para gobernar la ciudad, considera que han sido un buen resultado. No obstante, adelanta que darán sus 2 votos a Daniel de la Rosa en la sesión plenaria de la investidura.

También avanza que «no pondrán ningún veto» a un gobierno de los socialistas con Ciudadanos. «Nosotros la única condición que ponemos es que no gobierne el Partido Popular y que no siga en la Alcaldía el que ha desertado hacia el Senado. Vamos a ser responsables con un gobierno aunque sea de transformación o de cambio por lo menos para salir el impás en el que nos ha marcado el PP».

La única condición será un cambio que transforme la ciudad. «Uno de los engranajes más importantes que tiene el Ayuntamiento son las comisiones informativas y ahí tenemos mayoría», añadió.

La llave la sigue teniendo Ciudadanos hasta ver si opta por un pacto a la andaluza o están dispuesto a permitir que el PSOE gobierne. «Insisto no pondremos ningún veto a nada. El primer paso es la investidura y el sentido común dice que no va a gobernar el PP pero ya vimos que esa posibilidad se torció en 2015 y en la moción».

La fragmentación de la izquierda no ha pasado factura a Podemos, aseguró Salinero, a pesar que hace cuadro años lograron 6 concejales dentro de la candidatura ciudadana Imagina, que él mismo encabezaba. «Tener dos concejales en las condiciones en las que hemos hecho la campaña está muy bien. Nosotros tomamos la decisión de salirnos de ese proyecto debido a que se estaba produciendo un desencanto de los votantes que lo apoyaron y ello nos ha permitido a día de hoy lograr esta representación en el Ayuntamiento».

En este sentido, apuntó a que es Imagina la formación que debe hacer un análisis de las razones que le han llevado a no tener representación que «hubiera facilitado un bloque progresista». «Tenían medios, 15 veces más presupuesto que nosotros pero Podemos tiende la mano a todas aquellas personas que quieran seguir trabajando con nosotros. Somos un espacio abierto y esta voz propia que hemos obtenido en el Ayuntamiento hace que seamos un emblema dentro de Castilla y León con los dos concejales y una procuradora».