Autónomos de Burgos, a pagar 8 millones sin apenas trabajar

I. ELICES
-

El Ministerio de Trabajo les giró ayer la cuota del mes de marzo, «cuando muchos profesionales apenas han facturado» por las restricciones para seguir la actividad

Uno de los centenares de negocios que se ha visto obligado a bajar la persiana en este estado de alarma. - Foto: Alberto Rodrigo

La moratoria al abono de las cotizaciones a la Seguridad Social para autónomos «ha llegado tarde y mal». Tarde, porque ayer, como todos los últimos de mes, los trabajadores por cuenta propia tuvieron que abonar la cuota mensual solo por estar dados de alta en su régimen especial, una factura que en la provincia alcanza más de 8 millones de euros, según los datos que aportó la Confederación de Asociaciones Empresariales (FAE). Un 80% de los 27.500 profesionales autónomos de la provincia paga el mínimo -283 euros-. «Pero claro, en el mes de marzo la mayoría de ellos han tenido unos ingresos ridículos y nulos a partir del día 14, por lo que no se entiende muy bien por qué el Gobierno no ha suspendido este pago», señala la secretaria general de la patronal, Emiliana Molero. Y la moratoria ha llegado mal, porque al tener que «justificar mes a mes» el derecho a acogerse a la demora obliga a «multiplicar los trámites burocráticos».

De modo que el Gobierno central está irritando a la gran industria pero también al pequeño autónomo. «Que un comerciante que no puede abrir, que un hostelero que ha tenido que echar el cierre  deba pagar este mes es un despropósito, lo que demuestra que el Ejecutivo actúa a golpe de improvisación», sentencia Molero.

Las organizaciones sectoriales son de la misma opinión. El burgalés Domiciano Curiel, presidente autonómico de ATA, considera que no «parece muy justo» que el Gobierno «cierre los centros de trabajo» y al mismo tiempo «cargue las cuotas de un mes de marzo en el que muchos autónomos no han ingresado nada en su segunda mitad». «Y en los días previos -advierte- la actividad se había reducido ya en gran medida por temor a lo que se avecinaba». Su asociación lleva pidiendo desde el pasado día 15 que las cuotas de marzo se suspendieran y «han tenido varios consejos de ministros para hacerlo y no lo han hecho porque no han querido». De modo que exige que estas cotizaciones a la Seguridad Social les sean devueltas a todos los compañeros cuyos negocios no han sido rentables.

(Más información, en 40 páginas de la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)