Las multas por pasear perros sueltos se mantienen

S.F.L.
-

A pesar de que el Ayuntamiento briviescano ha habilitado un espacio como 'parque canino', algunos vecinos siguen sin atar a sus animales y sin recoger los excrementos que depositan en las calles

El emplazamiento, que está dedicado a que los perros permanezcan sueltos, se sitúa en la subida del Monte de los Pinos. - Foto: S.F.L.

Briviesca no es una ciudad con una alta cifra de denuncias porque sus vecinos vayan de paseo con los perros sueltos o, en el caso de que sean de raza peligrosa, sin bozal. La media de denuncias en los dos últimos años es de seis, pocas, aunque cada vez son más las quejas vecinales que llegan al Consistorio sobre ciudadanos que protagonizan estas acciones.
En lo que va de año, tres multas han sido interpuestas por la Policía Local por estos aspectos. Durante 2018, únicamente se registraron cinco. Las más comunes vienen dadas porque los animales van sueltos o porque sus dueños no recogen los excrementos. Cada vez son más los canes registrados en Briviesca, actualmente 1.294 (aunque el número no coincide con el real porque los que van falleciendo no se dan de baja), también lo eran las solicitudes al Ayuntamiento para que se dotase de un espacio adecuado para que las mascotas pudiesen estar sueltas en un recinto. 
La Corporación tardó más de un año en localizar el lugar más adecuado, pero la ciudad ya cuenta con su primer parque canino ubicado en la subida al Monte de los Pinos, al lado de la plaza de toros. El alcalde en funciones Marcos Peña, explica que se ha tratado de buscar un área de esparcimiento que sea «cercana pero evitando las zonas residenciales». El Ayuntamiento briviescano solicitó al Servicio de Empleo de la Junta de Castilla y León (Ecyl), la implantación en la ciudad de un Programa Dual de Formación y Empleo para que ocho trabajadores realizasen durante seis meses obras de interés comunitario. 
El 30 de abril se dieron por finalizados todos los trabajos, incluido el vallado del parque canino. Por el momento, la presencia de perros no es muy abundante y el recinto ha despertado opiniones de todo tipo. La que más se escucha entre los briviescanos es que «el cercado no es el correcto y no cumple del todo su función» porque existen huecos por donde pueden escapan los animales. También se habla de la «construcción de un bebedero para los perros, la implantación de luminarias en los alrededores del parque, más papeleras y dispensadores de bolsas para recoger las deposiciones. Sin embargo, otros dueños de perros se muestran encantados con el nuevo proyecto. «La ubicación es perfecta al lado del centro de la ciudad pero lo suficientemente apartada como para no molestar a nadie», declara una vecina. 
Ante las críticas surgidas respecto al espacio, Peña manifiesta que son «desorbitadas. Lo que hemos propuesto con este proyecto es prestar a Briviesca de un servicio más por la cantidad de solicitudes que hemos recibido. Creo que está  bastante adecuado para las necesidades de los usuarios, los fallos que vayan surgiendo se irán corrigiendo». Aunque tanto el alcalde como miembros de la limpieza viaria aseguran que la ciudadanía está «poco concienciada» con la recogida de heces de los animales domésticos. «Había repartidos dispensadores con bolsas por toda la ciudad, pero se han tenido que retirar por el mal uso que se las daba», afirma el regidor.
 Pero el alto número de perros ha influido muy positivamente en la economía del municipio, pues aparte de la existencia de varias clínicas veterinarias, también hay una peluquería canina y algún establecimiento dedicado a la venta de alimento para mascotas. Por contra, se han incrementado las protestas por parte de los vecinos en cuanto a la presencia de heces y orines en los espacios públicos.