Abren 6 guarderías privadas; las municipales, en fase 3

C.M.
-

El 95% de los centros que no dependen de ninguna administración pública prefieren esperar. La Junta también mantiene cerradas las dos suyas

El centro Aries, ubicado en el G-9, fue uno de los que ha decidido ponerse en marcha en la fase 2. - Foto: Alberto Rodrigo

Las escuelas infantiles han iniciado la desescalada aunque de manera muy desigual. Un total de 6 centros privados de los 27 que hay en la ciudad decidieron ayer abrir sus puertas con la entrada en la fase 2 mientras que el resto ha decidido esperar. Los tres centros dependientes del Ayuntamiento no volverán a prestar este servicio hasta la entrada en la fase 3, , mientras que las dos de la Junta están a la espera de instrucciones.

Las escuelas privadas que han abierto el camino son: Aries, Aprender Jugando Ludik, Puzle, Happy Days, Fantasía y Balú. Han hecho cambios en el mobiliario, quitado los peluches y sacando todos los rincones de juego posibles en los que los niños iban a poder jugar de forma segura. Han instalado una alfombra desinfectante y los menores tienen que llevar zapatillas para estar en el centro. «Los niños han reaccionado muy bien con el cambio de las normas. Ha sido muy gratificante volverles a ver», aseguró Olga Núñez, directora de la escuela infantil Aries.

También criticó a las administraciones públicas por «no hacer bien su trabajo» y animó a otros centros a reabrir sus puertas. 

Los centros privados llevan meses alertando de su situación si no reciben ayudas de la administración para continuar ya que de lo contrario muchas se verán abocadas al cierre. «Nos hemos quedado en tierra de nadie», indicó Nuria Alonso, portavoz del colectivo.

La mayoría han decidido no reabrir al considerarlo inviable. «Los menores tienen que estar a dos metros y eso es inviable».

La concejala de Servicios Sociales, Sonia Rodríguez, apuntó que el Ayuntamiento prefiere esperar a la fase 3 debido a la complejidad sanitaria de hacerlos en la 2, según las directrices del Bcyl para el programa Conciliamos. Los técnicos municipales se podrán en contacto estos días con las 101 unidades familiares de las 296 que tienen matriculados a sus vástagos en los tres centros para explicarles los requisitos que se exigirán. «Nos guiaremos por los que pide la Junta, que pide que se demuestre la necesidad de conciliar por el trabajo presencial, por acudir a realizar un curso del Ecyl o por tener una persona dependiente a su cargo», explicó Rodríguez. 

Servicios Sociales esperará a saber las necesidades y el número de escolares por aula para ver si se abren tres centros, dos o uno.