Identifican el cadáver de un hombre atropellado en la A-231

DB
-

Se trata de un varón de nacionalidad rumana de 35 años que falleció el pasado 4 de octubre tras ser arrollado por un turismo

Identifican el cadáver de un hombre atropellado en la A-231

La Guardia Civil ha identificado el cuerpo de un varón como el de I.S. de 35 años de edad y nacionalidad rumana, que falleció el pasado mes de octubre al ser atropellado por un turismo y arrollado posteriormente por varios más cuando transitaba por la A-231. Los hechos sucedieron a las 21:00 horas del pasado 4 de octubre, en el kilómetro 144’100 de la referida autovía a su paso por el término municipal de Villanueva de Argaño, en el que además de fallecer el peatón resultaron heridas cuatro personas y los vehículos implicados sufrieron daños de consideración.

El peatón carecía de documentación por lo que el Laboratorio de Criminalística de la Comandancia realizaba la necrorreseña decadactilar así como una minuciosa inspección ocular del cuerpo, con el fin de poder encontrar algún indicio que pudiera aportar luz a su difícil identificación.

De las indagaciones llevadas a cabo durante los primeros días se conoció que pudiera ser originario de Rumanía por lo que se practicaron gestiones con las autoridades policiales de este país, gestiones que se hacían extensibles a la vez entre el colectivo rumano afincado en la provincia y cuya colaboración ha resultado indispensable para el resultado positivo de las investigaciones.

La consulta fue dirigida hacia posibles personas de nacionalidad rumana desaparecidas en nuestro país y que recientemente han dado resultados positivos. Gracias a la cooperación de este grupo se tuvo constancia de que a través de redes sociales “se habló de la desaparición de un hombre que viajó desde Rumania hasta Castilla y León para trabajar en la vendimia y que había desaparecido o perdido la pista, en aquellas fechas, presuntamente en la provincia burgalesa”.

Los investigadores obtuvieron la filiación, localizaron a los familiares de éste en Rumanía y se pusieron en contacto con ellos; al mostrarles el característico tatuaje que llevaba I.S. en su brazo izquierdo lo reconocieron al instante y explicaron los detalles de la desaparición, coincidiendo plenamente con la persona fallecida en Burgos.

La necrorreseña obtenida entonces por los investigadores ha sido cotejada ahora con las huellas facilitadas por las autoridades de su país de origen, lo que ha permitido identificar plenamente a la persona atropellada e iniciar los trámites para la repatriación de los restos mortales que serán devueltos a la familia.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 2 de la capital.