Los locales de la calle Calvario, sucios y abandonados

C.M.
-

Llevan sin uso más de veinte años y en su interior se acumula basura, que provoca olores a los residentes en el portal de al lado. El Consejo de Barrio del Crucero reclama ayuda al Ayuntamiento

Los locales se sitúan a cada uno de los lados del portal del bloque de viviendas. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Los vecinos del barrio del Crucero ya no saben que hacer ante el lamentable estado en el que se encuentran dos bajos comerciales en el número 24 de la calle Calvario que llevan sin uso más de veinte años. La falta de mantenimiento por parte de sus dueños ha hecho que los cristales de la puerta se hayan roto y se haya acumulado basura en su interior y provocado olores a los residentes en el portal contiguo. 
En algunos momentos algún okupa accedió al interior aprovechado el abandono e incluso se guardaron perros. Ahora no hay nadie viviendo pero sí montones de basura y suciedad que los han convertido en un auténtico estercolero, especialmente en uno de ellos. En el otro acaban de limpiar hace dos semanas pero se aprecian numerosas humedades. 
El Consejo de Barrio del Crucero ha puesto este problema en conocimiento del Ayuntamiento para que se busque una solución. «Los locales llevan mucho tiempo en estado de abandono. Urge que se limpien y que se tapien aunque no tengan uso. En esa misma calle hay otros bajos que no tienen uso pero están perfectamente cerrados», indicó la presidenta del Consejo, Magdalena Aguilar. 
En este sentido, alerta no solo de los problemas de salubridad para los vecinos de las casas situadas encima sino también del peligro ante un incendio de la basura acumulado. 
La comunidad de propietarios, a través de su administrador de fincas, lleva tiempo tratando de que sus propietarios los limpien, repongan los cristales y cierren.
Ya en 2011 presentaron un escrito en el Ayuntamiento alertando de esta situación pero no obtuvieron respuesta. Volvieron a utilizar esta misma vía en 2013, en 2016 y en 2018 con el mismo resultado. También han presentado numerosas quejas en el servicio de atención ciudadana 010.
La Asociación de Vecinos Nuestro Barrio se interesó en su día por este problema y también presentó una queja en el Ayuntamiento, después de que los vecinos llevan siete años sin encontrar una solución a un problema que cada vez se agrava más, dado que están situados a caballo entre la zona sur y el Crucero. 
Ahora ha sido el Consejo de Barrio del Crucero el que ha tomado las riendas del problema y lo ha trasladado al Ayuntamiento en las reuniones que ha mantenido con sus responsables para trasladarles las deficiencias de ese entorno.
En opinión, el problema directo es para los vecinos pero también para las personas que pasan a diario por esta calle por la imagen de abandono que dan.
Ambos bajos acogieron hace más de veinte años una mercería y una peluquería pero cerraron sus puertas y ningún otro negocio se interesó por los locales, abocándoles al deterioro.