El Colegio investigará los contagios de sus médicos

B.D.-G.G.U.
-

En dos días ha habido más positivos entre sanitarios que en toda la provincia. Ayer, los sanitarios de toda la provincia guardaron silencio en memoria del medio centenar de compañeros facultativos muertos en toda España

Hospital Universitario de Burgos. - Foto: Luis López Araico

GALERÍA

Silencio como homenaje

312 profesionales sanitarios infectados por coronavirus, de los que 33 no han recibido aún el alta. Este es el balance que deja la pandemia  en la provincia tras más de dos meses de batalla; una lucha titánica en la que no han faltado las denuncias por las carencias en los equipos de protección básicos, como mascarillas, guantes o batas.

Esta situación ha llevado al Colegio Oficial de Médicos de Burgos a anunciar que han abierto una investigación para conocer las circunstancias en que se han producido los contagios de su facultativos, si los casos han sido fortuitos o si han sido provocados por un defecto en los equipos de protección.

El departamento jurídico del Colegio está elaborando un formulario para remitírselo a los afectados a fin de conocer cada caso y averiguar si ha habido anomalías; un trabajo que se hará de forma coordinada con el resto de colegios de médicos de Castilla y León. «El objetivo es saber si ha habido alguna ilegalidad o irresponsabilidad en todo este proceso», señalan.

El presidente de la entidad en Burgos, Joaquín Fernández de Valderrama, asegura que, pese a que ahora sí disponen ya de EPIs suficientes, «la prudencia» del personal está evitando nuevos contagios. El problema, recalca, sigue estando en las mascarillas que les entregan que no cumplen las normativas de seguridad.

Sin embargo, siguen detectándose infecciones entre el personal de Sacyl y la estadística oficial genera dudas sobre cuántas de las nuevas infecciones que se corroboran cada día mediante prueba de laboratorio (PCR) son de personal sanitario. Valga como ejemplo que los días 11 y 12 de mayo hubiera 32 contagios entre personal de Sacyl y 8 en toda la provincia, en sendos casos según cifras oficiales. 

Silencio como homenaje. El nombre y la historia de los profesionales sanitarios que se han enfrentado a la covid-19 y no han podido ganarle la batalla fueron recordados este jueves en los hospitales y en los centros de salud de la provincia.

Un acto homenaje, en el que se guardaron dos minutos de silencio, y que fue convocado por el Foro de la Profesión Médica de España, la Organización Médica Colegial y los sindicatos, en recuerdo al medio centenar de facultativos que han perdido la vida tras contagiarse durante el ejercicio de su profesión y no superaron las complicaciones derivadas de esta nueva enfermedad. 

Médicos, enfermeros y auxiliares se concentraron en las puertas de los centros hospitalarios y de Atención Primaria, algunos con carteles con crespones negros, para que sus compañeros y compañeras no queden en el olvido. Al finalizar, los asistentes lanzaron un mensaje de apoyo a sus familias en forma de sentidos aplausos.

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Burgos, Joaquín Fernández de Valderrama, tuvo palabras de recuerdo para sus compañeros de profesión y señaló que su muerte ha sido el duro peaje que han tenido que pagar por estar en primera línea de batalla en estos momentos tan complicados. Fernández de Valderrama declaró que el apoyo entre profesionales ha sido muy importante y lamentó la imagen que está dando la clase política «para pescar votos».