La importancia de dar a conocer la ciencia

DB
-

El tercer Concurso de Artículos de Divulgación Científica reconoce los trabajos de José Francisco Díez, Mario González e Israel Carreira

Imagen de los premiados, junto a miembros del jurado y el responsable de la Unidad de Cultura Científica. - Foto: UBU

La Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Burgos, en  colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, ha entregado esta mañana los premios del Concurso de Artículos de Divulgación Científica, que tiene el objetivo de animar al personal investigador de la UBU a comunicar a toda la sociedad los resultados de su trabajo.

En esta edición han concurrido 19 trabajos que optaban a los tres premios establecidos de 300, 200 y 100 euros.

El delegado del Rector para la Comunicación, la Divulgación de la Investigación y el Fundraising, Jordi Rovira, ejerció como maestro de ceremonias durante la entrega de galardones. Rovira destacó la necesidad de esta divulgación para trasladar a la sociedad los avances que se desarrollan en la Universidad. “Esta divulgación requiere un lenguaje comprensible y accesible a un público no versado en temas científicos. A los investigadores no siempre nos resulta fácil hacer asequible el conocimiento fuera del mundo académico y estos premios reconocen ese esfuerzo y la conciencia de esa necesidad y esa obligación”, señaló.

El ganador de esta tercera edición fue José Francisco Díez Pastor, con su artículo "¿Para qué sirve la Estación Espacial Internacional?", donde repasa las funciones y los beneficios sociales de la Estación Espacial Internacional, incluyendo los experimentos que allí se realizan tanto relacionados con la exploración espacial como con otros muchos campos, como la bioquímica, los materiales y la medicina.

Mario González Ángulo logró el segundo premio con su trabajo "Cocoteros a orillas del Arlanzón". En este relato cuenta, la curiosa relación de Burgos con un producto tan exótico como el coco, así como el papel de la aplicación de altas presiones hidrostáticas en el tratamiento de los alimentos para mantener su sabor y valor nutricional.

Por último, el tercer reconocimiento correspondió a "La Tabla Periódica de los elementos y la contribución española: wolframio, el oro negro", de Israel Carreira Barral. Coincidiendo con el 150 aniversario del establecimiento por Dmitri Mendeléiev de la Tabla periódica de elementos original, este texto explica sus claves y se fija en los elementos descubiertos por españoles como el vanadio o el platino, y en especial el wolframio y la curiosa historia de su extracción en Galicia.