Aparicio apuesta por innovar en automoción y turismo seguro

SPC
-

El presidente de Cecale destaca en la cumbre empresarial de la CEOE el "papel vertebrador" de Castilla y León en España y su conexión con Europa y subraya que la presión fiscal es mayor que en otras comunidades

Aparicio apuesta por innovar en automoción y turismo seguro - Foto: Ical

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), Santiago Aparicio, abogó hoy por un “mayor apoyo” a la transformación y comercialización de los productos alimentarios de la Comunidad, generar productos innovadores propios en el territorio vinculados a la automoción y un nuevo modelo turístico que valore la “seguridad y tranquilidad”, que es el camino hacia el que se dirige este sector tras la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

Así lo trasladó durante su intervención en la cumbre empresarial que celebra CEOE, la patronal nacional, y que hoy clausura el rey Felipe VI. Aparicio reivindicó el “valor real” de los empresarios “como parte de la solución” a la crisis porque protagonizarán la recuperación y “regenerarán la economía”. “Estamos trabajando para superar una situación inédita, una gran crisis de demanda y oferta, pero tenemos que ser conscientes de que nos esperan grandes cambios; trabajo incansable, incertidumbre y también tiempos de grandes retos, donde deberemos aprovechar las potencialidades que nos ofrece cada territorio”, espetó en declaraciones recogidas por Ical.

Como presidente de la patronal regional destacó las potencialidades de Castilla y León; la comunidad “más extensa España, limítrofe con nueve de las 17 regiones españolas y, por lo tanto, estratégicamente situada dentro de España”. Así, citó su “potente y competitiva” industria agroalimentaria, “puntera también a nivel nacional”, la cual, dijo, hay que “aprovechar impulsando políticas de promoción empresarial y trabajando para conseguir que el valor de los productos añadidos se quede aquí y no salga fuera”.

Para ello, incidió en la necesidad de un “mayor apoyo” a la transformación y comercialización de los productos de Castilla y León, pues “no más del 50 por ciento de los productos de nuestro campo se transforma en la Comunidad y una buena parte de los productos de la red regional de distribución comercial proceden de fuera”.

También enfatizó el sector de automoción, componentes y equipos. De hecho, puso en valor la “apuesta que siempre ha realizado la Comunidad por esta actividad y empresas conexas, donde es innegable la impronta que tiene en cuanto a su contribución a la generación de riqueza, desarrollos tecnológicos y creación de empleo”.

Por ello, reclamó al Gobierno que “siga creyendo e impulsando” este sector. “Aunque somos grandes ensambladores, es preciso generar aquí productos innovadores propios, porque ahora los centros de innovación de las matrices están fuera y se depende de sus decisiones para seguir produciendo”, reclamó.

Una de las terceras patas que desarrolló durante su intervención en el foro es la industria vinculada al turismo. Entre ellos, tanto el cultural, pues Castilla y León “cuenta con un importante patrimonio artístico y natural y universidades que se esfuerzan en ser competitivas”, como el gastronómico, que “tiene potencial de crecimiento y creación de empleo”. Por ello, apostó por trabajar hacia un nuevo modelo de turismo en el que “se va a valorar la seguridad y la tranquilidad que ofrece la Comunidad”.

Recursos endógenos

Por otro lado, recordó que Castilla y León es, además, tierra de recursos endógenos, como minerales, metales, productos micológicos y forestales, entre otros. En este sentido, aunque su aprovechamiento “ha sido importante”, Aparicio planteó que un mayor impulso, al ser estos recursos “también motores de actividad empresarial especialmente en las zonas rurales, ejerciendo así un papel fundamental en la fijación de población en estas áreas”.

También puso en valor la masa forestal de la Comunidad y la industria de la madera y el mueble, que “debe reforzar su apoyo en su proceso de reestructuración e innovación”. “Una adecuada movilización de los recursos forestales, una mejora tecnológica y un mayor apoyo en la comercialización de estos productos impulsarán el necesario dinamismo del sector”, subrayó. Castilla y León, añadió, es “líder” en producción energética, aunque instó a “bascular hacia un mix-energético donde convivan todo tipo de energías”.

Igualmente, consideró que “se debe creer en el vigor” que está desplegando la biotecnología en sus distintos ámbitos, el sector químico- farmacéutico o la industria TIC, que son muestra, además, del “nivel de vanguardia que presentan las empresas de la región, al llevar por bandera la apuesta firme por la investigación y la innovación”.

Al tiempo, destacó el papel vertebrador que es Castilla y León para la propia Comunidad y para el resto de España y su conexión con Europa, “donde la logística y distribución tienen aún un largo recorrido”.

A su juicio, este “elenco de oportunidades imprime una importante e interesante proyección a futuro a Castilla y León, pero que debe ser arropado por un entorno más favorable a la inversión empresarial, unido a una mejora en comunicaciones que ayude a florecer nuevos negocios y un abaratamiento del coste del suelo”.

Así, consideró que la solución debe ser “práctica”: generar más riqueza, industrializar, una “apuesta decidida y efectiva” por la innovación, la digitalización, la inversión en tecnología, la retención y atracción del talento, la internacionalización y por aumentar el tamaño de nuestras empresas para que podamos ganar competitividad”. Todo ello, desde una “acción coordinada”. “No tenemos que inventar. Castilla y León tiene la materia prima, pero necesita un modelo de desarrollo territorial holístico y a largo plazo, y sobre todo, seguir trabajando en una armonización fiscal”, incidió, dado que recordó que la presión fiscal “es mayor que en determinadas comunidades autónoma, siendo este un factor clave para la inversión empresarial, lo que hace estar en desventaja”. 

Unidad de mercado

Se debe, igualmente y a juicio de Aparicio, seguir avanzando en la unidad de mercado, pues “aunque se han dado pasos importantes en este aspecto, todavía queda mucho trabajo por hacer y perseguir con mayor contundencia la economía sumergida y la competencia desleal”. “Lógicamente, todo ello nutrido de una fluida inyección de liquidez”, comentó.

Por último, destacó el esfuerzo realizado en el marco del Diálogo Social en la Comunidad, “modelo reconocido a nivel internacional”, dado que es la primera autonomía en aprobar una serie de actuaciones para hacer frente al COVID-19.

El presidente de Cecale cerró su intervención “haciendo valer el carácter del empresario, que con su valentía, coraje, esfuerzo, compromiso y dedicación emprende este nuevo reto” en el que lo sitúa el COVID-19, que para la mayoría de las empresas “va a suponer reinventarse, porque ahora sí que ya es el momento de hacer las cosas de forma diferente para seguir avanzando de forma sostenible”.