Negocios que predicen una catástrofe sin Paso del Estrecho

R.P.B.
-

El cierre de fronteras de Marruecos afecta alcorredor Burgos-Miranda. «El 70% de nuestros clientes en verano son marroquíes. Después de los meses pasados, esto es otro golpe terrible», dice Jesús Segura, gerente del Hotel Ciudad de Burgos

A estas alturas, lo habitual es que el aparcamiento del hotel que dirige Jesús Segura esté lleno de coches que van rumbo a cruzar el Estrecho de Gibraltar. - Foto: Jesús J. Matías

Será otra consecuencia terrible de la pandemia para la economía de la provincia. La Operación Paso del Estrecho, ese flujo de cientos de miles de vehículos procedentes de Europa con destino a Marruecos, no se producirá este verano después de que el país alauita anunciara esta semana su cancelación por cierre de fronteras hasta nuevo aviso porque un operación de estas características requiere preparativos desde el mes de abril, además de la coordinación entre varios países y la intervención de varias instituciones, factores que no se han podido dar este año debido al coronavirus.Esto supondrá un durísimo golpe a todos los negocios del corredor Burgos Miranda, desde las áreas de servicio a los hoteles; un golpe que se suma al hachazo de los meses de confinamiento y restricciones en la movilidad, más aún porque muchos de estos negocios habían fiado cierta recuperación en sus agujereadas cuentas a los cientos de miles de marroquíes residentes en Europa que cada verano viajan a su país de origen. Según datos del Ministerio del Interior, entre el 15 de junio y el 15 de septiembre del pasado año más de 3 millones de personas y 760.215 vehículos cruzaron el Estrecho de Gibraltar en las fases de salida y retorno; de estos, la inmensa mayoría pasó por la provincia de Burgos, con todo lo que eso implica.
«Va a ser una catástrofe. Un desastre que se suma al desastre de estos meses de atrás.Para nosotros el verano siempre es clave precisamente por la Operación Paso delEstrecho. Que se haya cancelado es terrible». Así lo asegura Jesús Segura, gerente del hotel Ciudad de Burgos, que se ubica en Rubena, al pie de la AP-1. Calcula que durante los meses de verano el 70 por ciento de los ocupantes del hotel suelen ser marroquíes que toman parte de esta operación (tanto en las fases de salida y retorno). «Aquí en verano se ven muchas más mujeres con velo que con velo», afirma. Antes de que Marruecos decretase el cierre de la frontera, y en plena desascalada por la pandemia, ya habían hecho sus cálculos de que durante este singular estío el flujo de personas originarias de Marruecos descendería a poco más de la mitad. «Pero esto es un golpe muy duro para nosotros. Habíamos pensado que con el Paso del Estrecho y la Vuelta a Burgos (que gracias a Dios se va a celebrar) podríamos salvar el año, aunque fuese sin beneficios. Pero así va a ser imposible. Convierte el verano en catastrófico».
Señala Segura que en su hotel hicieron recientemente una amplia reforma «pensando precisamente en este tipo de cliente. Los marroquíes siempre viajan en familias, en muchos casos familias numerosas; y los niños que hace veinte o veinticinco años paraban aquí con sus padres ahora paran con sus hijos. Tenemos preparadas habitaciones para familias enteras. Pero la obra, unas setenta habitaciones, no la hicimos pensando en familias españolas, sino en las que toman parte de esta operación todos los veranos.Estamos bien situados y sabemos que para ellos es un hotel muy cómodo», apostilla el gerente del Ciudad de Burgos.
Otro de los hoteles del corredor que va a sentir la cancelación de la Operación Paso del Estrecho es el Ciudad de Miranda. Su director, Roque Ramos, calcula que en torno al 50 por ciento de quienes en verano se hospedan en su hotel son viajeros que van rumbo a Marruecos. «Es en estas fechas cuando hacemos nuestra mayor ocupación anual, y buena parte de ello se debe a estos viajeros.Llegamos a ocupaciones por encima del 95 por ciento.Y este verano no va a ser así, claro. Y es un golpe duro. Otro golpe más. Todos sabíamos ya que este año iba a ser muy difícil, pero con esto... Esto nos va a hacer daño porque el bajón va a ser sustancial», apostilla Ramos.

Áreas de servicio. En las áreas de servicio del corredor Burgos-Miranda dan por hecho que las pérdidas serán enormes. A los tres meses de restricciones en la movilidad se suma ahora esta situación «inesperada. Nos estábamos agarrando a la Operación Paso del Estrecho para salvar el año de la mejor manera posible. Sin ese flujo de viajeros estamos hundidos», aseguran en una de las áreas de servicio del corredor. «La mayor parte de quienes viajan para cruzar a Marruecos tienen una de sus paradas fijas en la provincia de Burgos. Y eso significa no solo repostar, sino también comer. Esto nos va a hacer mucho daño. Aún no nos lo podemos creer», subrayan en otro surtidor de esta ruta esencial para los viajeros que procenden de países del continente y buscan alcanzar el sur de España para pasar a Marruecos.
También los negocios de la N-I, pese a que la liberalización de la autopista les hurtara buena parte de sus potenciales clientes, sentirán esta cornada. No en vano, el área de descanso de la Brújula ha sido durante décadas uno de los lugares en los que más se han detenido los viajeros de la Operación Paso del Estrecho.