Trabajo ya registra 20 ERTE con 300 afectados

L.M.
-

Edscha, filial de la compañía Gestamp, firmó ayer uno de los primeros expedientes de regulación temporal de empleo en Burgos

La calle López Bravo, principal arteria del polígono industrial de Villalonquéjar, registró ayer mucho menos tráfico que un lunes corriente. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El primer día laborable bajo el estado de alarma nacional en Burgos se saldó con cerca de una veintena de solicitudes de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ante la Junta de Castilla y León. Esta fórmula, prevista en la legislación española, permite a las empresas llevar a cabo la suspensión del contrato de trabajo de sus empleados o la reducción de jornada de los mismos por causas objetivas mientras se soluciona una mala situación coyuntural de la compañía. Como consecuencia de la expansión incontrolada del coronavirus y la prohibición de apertura de negocios que no estén relacionados con la alimentación, la higiene, la farmacia o con necesidades de primer orden, muchos, especialmente del sector servicios, no han tenido otro remedio que echar la persiana hasta que la situación mejore.

En la jornada de ayer el teléfono prácticamente no dejó de sonar en la Oficina Territorial de Trabajo (OTT), organismo que se ocupa de las relaciones laborales entre dirección y trabajadores. Durante los últimos días, previos al decreto del Estado de Alarma, habían sido muchos los empresarios que llamaron o acudieron en persona para conocer los procedimientos, las garantías o los trámites para poner en marcha unERTEdados los negros nubarrones que se avecinaban sobre la economía local, y que ayer se hicieron realidad. El Expediente de Regulación Temporal de Empleo más grande de la veintena que se registraron ayer fue el de la compañía Edscha -antigua Fabisa- del grupoGestamp, dedicada a la producción de componentes para la automoción, y que tiene una planta en el polígono de Villalonquéjar donde trabajan cerca de 130 burgaleses. El acuerdo, cerrado al mediodía entre empresa y sindicatos en Madrid, afectará a todas las fábricas españolas, que deberán negociar ahora las condiciones de manera individualizada.

(Más información, en una treintena de páginas en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)