Los otros negocios de los diputados

Europa Press
-

El Congreso autoriza a una quinta parte de sus señorías a compatibilizar su escaño con otro trabajo. Solo 56 declaran no tener ninguna actividad al margen de la parlamentaria

Los otros negocios de los

Bufetes de abogado, consultorías, estudios de arquitectura, explotaciones agrícolas que incluso reciben subvenciones, y hasta una farmacia y una clínica odontológica son algunos de los negocios privados que el Congreso va a permitir compaginar con el escaño de diputado. Así se recoge en el informe aprobado por unanimidad en la Comisión del Estatuto de los Diputados y que está pendiente de debate en un próximo Pleno del Congreso. Pese a que la Loreg habla de «dedicación absoluta» a la labor parlamentaria, esta comisión tiene margen para autorizar extraparlamentarias.
En este primer informe de la legislatura, se autoriza a una quinta parte de sus señorías a compaginar su escaño con el ejercicio de su actividad profesional o con la gestión de sociedades de distinto tipo, además de 35 diputados que ocupan cargos municipales.
De hecho, solo figuran 56 diputados que declaran no tener ninguna otra actividad o cargo público que simultanear con su escaño. En esta lista aparecen, entre otros, los portavoces del PNV, Aitor Esteban, y de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, así como el coordinador de los parlamentarios del PSC en Madrid, José Zaragoza.
Entre las actividades permitidas destaca la abogacía. Hay una quincena de abogados ejercientes, y una buena parte tiene bufete privado propio. Entre ellos Patricia De las Heras (Vox), Genís Boadella (Junts), Celso Delgado (PP), Sara Giménez (Ciudadanos) y Carolina Telechea (ERC). A todos ellos, en el informe se les avisa de que se les autoriza el ejercicio de su trabajo «sin la posibilidad de percibir remuneración del sector público y sin menoscabar el régimen de dedicación absoluta a las tareas parlamentarias».
Además, el diputado del PP Miguel Ángel Paniagua Núñez indica que es socio al 50 por ciento de dos empresas de asesoramiento financiero, pero sin actividad de consultor, y que administra otras sociedades de las que participa en el capital. Y Adolfo Suárez Illana, miembro de la Mesa del Congreso, mantiene las dos empresas de la que es administrador único: Suárez & Illana Abogados S.L. (sin actividad) y Suárez & Illana Inversiones, S.L. de cuyos activos, informa, no participa.
En el Hemiciclo hay dos arquitectos que siguen con sus despachos: el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, y la diputada del PP Ana Zurita, aunque en su caso precisa que lo hace sin cobrar. Igualmente, el popular Juan Antonio Callejas tiene su propia clínica de odontología y la socialista Ana Prieto cuenta con una oficina de farmacia.
Otra actividad consentida es la gestión de explotaciones agrícolas, aunque conlleve la percepción de subvenciones europeas de la PAC, como ocurre con la exministra de Agricultura Isabel Garcia Tejerina, del PP, y dos diputados socialistas.
Así, se indica que el diputado socialista por Teruel Herminio Sancho Íñiguez es socio al 50 por ciento de SAT 82 ARA Mezquita de Jarque, dedicada a la activad agrícola y ganadera y ha recibido la compatibilidad pese a consignar que recibe subvenciones europeas y «otras ayudas públicas». Eso sí, apunta que él no percibe ningún tipo de ingreso de la empresa.
También se beneficia de fondos de la PAC la explotación agrícola familiar del diputado socialista por Sevilla José Losada, quien deja claro que no presta ningún tipo de servicios a la administración pública. Otra socialista, Josefa Andrés, comunicó que su marido cobra subvenciones por explotación de una propiedad rústica de la que ya informó en declaración de bienes.
Y la exministra García Tejerina, una de las diputadas con mayor patrimonio declarado, reconoce igualmente que percibe ayudas de la PAC para explotaciones agrarias de su propiedad.