Cinco misteriosas letras en el Arco de Santa María

H.J.
-

Unas iniciales sin explicación conocida rodean el retablo pétreo de la puerta más monumental de la antigua muralla de Burgos

Las letras están en las cuatro esquinas de la composición escultórica - Foto: ALBERTO RODRIGO

Hace cuatro años, dirigiendo una visita por Burgos, a la guía turística Beatriz Sanz le lanzaron una pregunta que la dejó descolocada. Plantado ante la puerta más monumental de las que daban acceso a la vieja ciudad amurallada, un forastero le cuestionó por unas letras talladas en las cuatro esquinas del retablo pétreo. Ella se quedó sin respuesta, y así sigue a día de hoy.
El Arco de Santa María tiene casi 500 años, ha sido fotografiado millones de veces por burgaleses o turistas y es una de las estampas más típicas de la Cabeza de Castilla, pero guarda un misterio que ni los historiadores más versados son capaces de resolver con rotundidad.
Hay que tener muy buen ojo para detectar que, de izquierda a derecha y de arriba a abajo, hay una S, una C, dos P y una F. "Nunca me había fijado", confesaba Sanz hace unas semanas en Twitter, donde lanzó su duda en busca de alguna resolución que todavía no ha llegado. Pero en efecto, ahí están esas iniciales acompañando al emperador Carlos I, a los jueces de Castilla Nuño Rasura y Laín Calvo, al fundador de la ciudad Diego Porcelos, al primer conde de Castilla Fernán González y al Cid Campeador. Seguro que la próxima vez que puedan pasear por El Espolón se fijan en ellas.
Desde aquella pregunta inquietante, Beatriz Sanz ha preguntado a colegas que pudieran conocer el asunto y ha buscado referencias en publicaciones, sin encontrar nada en claro. "Y nunca nadie me ha vuelto a preguntar sobre ello en una visita", explica. Su tuit, claro, generó diversas reacciones sugiriendo caminos en los que encontrar la solución al misterio, pero todos los mencionados o consultados acababan reconociendo que de momento no tienen la llave de esa puerta a la historia.
Una teoría abierta. Varios de ellos han consultado recientemente documentación sobre el arco e incluso los informes realizados durante la última gran restauración de la puerta, a principios de los años 90. Son conscientes de la existencia de esas letras, pero no tienen ninguna seguridad sobre qué significan exactamente.
Aunque es solo una teoría al respecto, y faltaría por comprobarse, René Jesús Payo, catedrático de la Universidad de Burgos y Cronista Oficial de la Provincia, dispone al menos de una respuesta. A su juicio, podrían ser las iniciales de ‘Senatus Civitatis Populusque Fecit’, una variante del SPQR romano que podríamos traducir como "Hecho por el senado (concejo) de la ciudad y el pueblo".
Sostiene Payo que "en Italia lo usan mucho copiando a Roma" y alude ejemplos en ciudades como Florencia y Siena, pero advierte que las letras le parecen demasiado bien hechas para ser coetáneas del arco y "pueden ser más modernas", con lo que matiza su tesis como "una idea sin cerrar".
Apunta además el vicerrector de la UBU que en el libro Viaje artístico a varios pueblos de España, escrito por el miembro de la Real Academia de San Fernando Isidoro Bosarte en 1804, se hace alusión a otra inscripción misteriosa "que hay en una sola línea entre Diego Porcelos y Carlos V en meras abreviaturas, que cada uno podrá leer como le parezca", y que Bosarte interpreta como ‘Senatus Populusque Burgensis Angelo Custodii Consilio Conmuni’.
Más dosis de intriga para que los amantes del Arco y los curiosos turistas se sigan haciendo preguntas sobre este icono burgalés.
Las inscripciones están situadas junto a las estatuas. / LUIS LÓPEZ ARAICO
Podrían ser una variante del SPQR romano que hablase sobre la autoría de la obra