Condenada por agredir a la exalcaldesa de Rublacedo

S.F.L.
-

Ocurrió el 24 de diciembre de 2016. El marido de la acusada y la víctima tenían «malas relaciones» antes del incidente

Marta Ruiz fue alcaldesa de Rublacedo de Abajo durante seis años y vivió en el municipio once.

Una vecina de Rublacedo de Arriba, R.G.R., ha sido condenada a una multa de 1.260 euros (a razón de 6 euros diarios durante 7 meses) por un delito de lesiones a la exalcaldesa del municipio, Marta Ruiz, a la que tendrán que indemnizar con 3.360 euros, además de abonar 912,70 euros a la Gerencia Territorial de Salud por la atención sanitaria. La Audiencia Provincial ha rechazado el recurso de apelación de la acusada y confirma la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 3 de Burgos.
Los hechos se remontan al 24 de diciembre de 2016. La entonces alcaldesa se encontraba en la pedanía de Rublacedo de Arriba, dentro de un inmueble en el que estaba celebrando una fiesta infantil, cuando divisó los flashes de unos móviles por las ventanas. Los padres que allí se encontraban no autorizaban las grabaciones de los menores y  ésta salió a la calle para comprobar quién había realizado las fotografías o vídeos. 
Según el relato de la sentencia, se trataba de una de las sobrinas de la acusada, que se encontraba cerca del edificio con varios familiares. La denunciante pidió que borrase las imágenes y levantó su brazo para advertirla, momento en que la denunciada la agarró del brazo con la mano derecha y con la izquierda la retorció la muñeca. 
Marta Ruiz acudió a Urgencias del HUBU donde le diagnosticaron una contusión en la muñeca, la vendaron y le pusieron un tratamiento. A los dos días tuvo que volver por los fuertes dolores que padecía y fue cuando determinaron que tenía un esguince y le inmovilizaron la muñeca derecha con una férula. En posteriores revisiones, le fue diagnosticada artritis postraumática y tendinitis de cubiales y de abductor largo y extensor corto. 
La documentación de la mutua  acredita la baja y las 26 sesiones de rehabilitación que precisó.
Los magistrados reconocen que entre la acusada y su marido y la exalcalesa existían «malas relaciones» con anterioridad, hecho que «no permite por sí solo descartar toda credibilidad» de la denunciante, quien ha mantenido una versión que consideran «persistente y coincidente» a lo largo del tiempo.
Por otro lado, subrayan las «evidentes discrepancias» en las que los testigos de la parte acusada, todos familia, «han ido incurriendo», pese a ser «una constante en todos ellos trata de situar en todo momento a R. en un lugar alejado» de la víctima,«a fin de descartar toda posibilidad de contacto físico entre ambas».Con todo esto, más la declaración de un testigo ajeno a los dos grupos familiares, la Audiencia llega a la misma conclusión que el juzgado, las lesiones que sufrió Marta Ruiz «fueron causadas por la actuación agresiva de la ahora condenada», a la que impone las costas del recurso.

«Me encontré con familias que se pensaban que estaban en su cortijo y fueron a por mí a degüello» 

Marta Ruiz fue alcaldesa por Ciudadanos del municipio de Rublacedo de Abajo durante seis años. En enero de 2018, el Partido Popular presentó una moción de censura para desbancarla de su cargo. La expolítica afirma que toda la convulsa situación que se ha vivido en la localidad viene por la denuncia de los desempadronamientos. «En el padrón municipal figuraban personas que no viven en el pueblo, solo vienen a cultivar tierras, las suyas y las del municipio», declara. Respecto a las fincas que posee el Ayuntamiento, Ruiz afirma que deberían «rentar a las arcas de Rublacedo tal y como el mercado dicte». Entró a regir el Consistorio con menos de 30 años buscando «cubrir» las necesidades de los ciudadanos. «No me he portado mal con nadie, solo he sacado la verdad a relucir», aclara.