El fugaz paso del Cid

A.C.
-

Unas 120 personas participaron ayer en el rodaje de la producción televisiva del Cid en Frías. El trabajo en Burgos concluye hoy en Monte Santiago tras caerse Tobalina de los escenarios previstos

El fugaz paso del Cid - Foto: Ana Castellanos DB

Sin apenas curiosos y rodeados de las más estrictas exigencias de confidencialidad, impuestas por el gigante Amazon. Así llegó ayer El Cid televisivo a Burgos para rodar tres escenas de la superproducción en el puente medieval de Frías, que aparecerán en el primer capítulo, posiblemente el de más impacto, el 4 y el 6. Los primeros profesionales ya estaban a las seis de la mañana allí y los más de medio centenar de figurantes ficharon a las siete para comenzar su caracterización en las caravanas instaladas junto al campo de fútbol. El rodaje, en el que entre actores y técnicos hubo unas 120 personas, culminaba poco después de las dos de la tarde sin moverse del puente medieval, el único emplazamiento elegido en Frías.
La realidad es que el magnífico fondo de la ciudad sobre el promontorio que la sostiene desaparecerá en las pantallas  y lo único que se podrá ver será el puente, dado que las escenas situarán al Cid en la ciudad de León, donde entrará sorteando el puente fredense cuando era solo un niño junto a su abuelo Rodrigo, el actor Juan Fernández (Tierra de Lobos, Víctor Ros...), también saliendo de León y en una nueva entrada años más tarde. Veintiséis magníficos caballos de pura raza española y frisones con sus jinetes y numerosos plebeyos y valientes combatientes sortearon más de una vez los 143 metros del puente del siglo XIV.
En ninguna de las escenas participó el protagonista de la serie, Jaime Lorente, que ha saltado a la fama tras su participación en la exitosa serie La casa de papel, ni otros conocidos actores, como Elia Galera, la reina Sancha La Bella; Lucía Guerrero, Doña Jimena;Carlos Bardem, el Conde de León; o Juan Echanove, que hará de obispo. Los que si estuvieron como extras  fueron una decena de fredenses, como Rocío Varona, que aprovechó sus vacaciones para vivir esta experiencia, o el tobalinés  Jaime González, que utilizó la libertad que le da su condición de autónomo para meterse en la piel de un actor por unas horas.
Pese a que el puente de Frías servirá al Cid para entrar en León, la edil de Turismo de Frías, Marian Bergado, se mostraba muy contenta de que la ciudad haya sido elegida para este rodaje y convencida de que la emisión de la serie contribuirá a la llegada de numerosos visitantes interesados en escenarios televisivos. «No tendríamos dinero para pagar la promoción que esta serie nos va a hacer», manifestó tras un rodaje en el que pudo ser espectadora de primera fila, aunque sin derecho a fotos. Lo cierto es que los números son llamativos, porque el gigante Amazon incorporará la serie a su catálogo en 2020 y estará disponible en más de 200 países de todo el mundo.
Esta madrugada, antes del amanecer, de nuevo los equipos técnicos se desplazarán a otro emplazamiento de la comarca, el espacio natural de Monte Santiago, cuyo acceso será cerrado para permitir un rodaje alejado de curiosos que puedan avanzar el más mínimo detalle. Agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León han colaborado con Zebra Producciones en la búsqueda de localizaciones. En Monte Santiago se rodará una batalla en el bosque de hayas.
Al final de la mañana, todo el equipo volverá a comer bajo una carpa el menú que sirve el cátering que les acompaña cada día para después volver a desmontar todo el entramado del rodaje e iniciar viaje hacia Calatañazor, en Soria, donde continuará el jueves. Con ello terminará el fugaz paso de la serie El Cid por las tierras de Burgos, dado que DB pudo confirmar ayer que las escenas que estaba previsto rodar en la cascada del Peñón, en Pedrosa de Tobalina, finalmente se han desechado. Hace poco más de un mes, la Sociedad para el Desarrollo de la Provincia de Burgos, Sodebur, que ha trabajado de la mano del Consorcio Camino del Cid para atraer la serie a tierras burgaleses, anunciaba tres escenarios en Las Merindades, entre ellos el Valle de Tobalina. Pero finalmente se han quedado en dos. Además de en Soria, también se grabará en Aragón, donde se recreará el Sultanato de Zaragoza.