El retablo de doña leonor

AC
-
El retablo de doña leonor - Foto: Ana Castellanos DB

La comunidad clarisa tuvo que vender en 1965 la valiosa pieza de pintura gótica castellana del siglo XV. Ahora una reproducción ha regresado al lugar donde estuvo. El original se halla en el Museo de Bellas Artes de Asturias desde 2017

El convento de Santa Clara en Medina de Pomar luce firme y restaurado tras las numerosas inversiones realizadas por la comunidad religiosa con distintos apoyos institucionales. Pero no siempre fue así. En 1965, todas las monjas dormían juntas en una sola habitación y apuntalada. Corrían tiempos difíciles y la polilla atacaba sin tregua el retablo de La Flagelación, que la abadesa Leonor de Velasco, hija del Buen Conde de Haro, Pedro Fernández de Velasco, y de Beatriz Manrique, mandó hacer a finales del siglo XV. La comunidad necesitaba ayuda y veía como se malograba la pieza de pintura gótica castellana con ocho tablas que suman 20 metros cuadrados de bellas escenas.
Se lo ofreció primero a Bellas Artes que lo rechazó y finalmente acabó en las manos del coleccionista Leonardo Ibáñez Novo, de Santander, al venderse en el mercado privado con autorización del Arzobispado. En 1987 pasó a ser propiedad del mecenas y gran coleccionista, Plácido Arango Arias (México-1931). Ydesde 2017 se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo. Arango, por cuyas venas corre sangre asturiana donó este retablo junto con 32 obras más al museo. En 2015 también realizó donaciones al Museo del Prado, de cuyo patronato fue presidente entre 2007 y 2012.
La comunidad clarisa de Medina supo por la prensa del paradero del retablo de La Flagelación, que se cree ocupó el altar mayor de la iglesia del convento hasta que a principios del siglo XVII se derrumbó su cabecera. La nueva cabecera creció en altura y el retablo se quedaba pequeño, por lo que se decidió trasladar en 1616 a la Sala Capitular. Esta sala forma parte de las zonas visitables del convento al estar integrada en su museo de arte sacro y desde hace pocos días luce una reproducción a tamaño real del retablo de La Flagelación. La comunidad solicitó, sin éxito, al Museo de Bellas Artes de Asturias la pieza original, pero sí ha accedido a que se exponga la réplica.
Según los estudios realizados, la mayoría de las pinturas del retablo fueron obra del Maestro de la Visitación de la catedral de Palencia, mientras que solo dos corrieron a cargo de Fray Alonso de Zamora, de Oña, quien fuera autor del retablo de la iglesia de San Nicolás en Espinosa o de la pintura del Entierro de Cristo del Monasterio de San Salvador de Oña.
Junto con el retablo de Santa Clara, Plácido Arango donó al Museo asturiano obras de Juan de Juanes, Diego de la Cruz, Antoni Tapies o Rafael Canogar, pero «por su magnitud», desde el museo destacaron las tablas góticas de La Flagelación, que se pueden ver en el nuevo edificio con el que se ha ampliado la colección del Principado de Asturias.