90 de las 329 plazas de las guarderías rurales están vacías

F. TRESPADERNE
-

La Junta y la Diputación mantienen la inversión de 277.723 euros para que 24 ayuntamientos sigan abriendo los centros del Programa Crecemos, algunos con solo 5 niños, el mínimo

90 de las 329 plazas de las guarderías rurales están vacías - Foto: Jesús J. Matías

La baja natalidad y el fenómeno de la despoblación propician que algunos de los servicios que se ofrecen en el mundo rural se mantengan gracias a las aportaciones de las administraciones, ya que, salvo algunas excepciones, la mayor parte de ellos suelen ser deficitarios. Este es el caso de las guarderías o centros del Programa Crecemos, que están implantados en un total de 24 municipios de las provincia y que tienen en este curso un porcentaje de ocupación del 73 por ciento. De las 329 plazas que ofertan están ocupadas unas 240, dependiendo del momento del curso, es decir unas 90 están sin ocupar.
La ocupación media por centro, según los datos que maneja la Diputación y que son similares a los del año pasado, es de una tasa media de ocupación de 10,5 alumnos, aunque hay centro que tienen la totalidad de sus quince plazas ocupadas, como en el caso de la Merindad de Río Ubierna o Villalbilla de Burgos. En otros, por el contrario, a duras penas mantienen los cinco que como mínimo se exige en el Programa Crecemos para mantener el centro abiertos, este es el caso de Oña, Valle de Losa, Peñaranda de Duero o Huerta de Rey.
Inmaculada Sierra, diputada responsable de Bienestar Social, recuerda que el mínimo exigido del programa Crecemos para mantener abiertas las guarderías es de cinco niños, requisito que cumple todas aunque en algunas localidades se encuentran en el límite, aunque matiza que el número de centros se mantiene desde hace quince años, «y además el año pasado se incorporó en centro del Afoz de Quintanadueñas, un centro que tienen todas sus plazas cubiertas».
A pesar del descenso de población que se registra en muchos de esos 24 municipios con guardería, Sierra defiende la continuidad de las mismas «porque tienen una gran aceptación entre los ayuntamientos, todos quieren conservar este servicio, y porque el noventa por ciento de los progenitores de esos niños, que tienen entre cero y tres años, trabajan fuera de casa y necesitan este servicio para seguir viviendo en los pueblos».
El funcionamiento de estos centros se sostiene con las aportaciones de la Junta, que aporta 185.149 euros a través de la Gerencia de Servicios Sociales, y de la Diputación, que dispone una partida de 92.574 euros. Cada municipio recibe 11.571 euros para afrontar los costes salariales del personal y seguros de responsabilidad civil, además asumir el gasto de mantenimiento.
Sierra considera vital mantener este servicio y recuerda que los objetivos del mismo son «facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, lograr el asentamiento de población y la creación de empleo en las zonas rurales», recordando en este sentido que gracias a este programa se contratan todos los años a 46 técnicos y trabajadores.
firma convenios. Los municipios que ofrecen este servicio y que firmarán la próxima semana los convenios para acceder a la ayuda del Programa Crecemos son los del Alfoz de Quintanadueñas, Buniel, Castrillo de la Vega, Castrillo del Val, Covarrubias, Fresnillo de las Dueñas, Fuentespina, Huerta del Rey, Melgar, Merindad de Río Ubierna, Milagros, Modúbar de la Emparedada, Oña, Peñaranda, Pradoluengo, Santa María del Campo, Sotillo de la Ribera, Trespaderne, Valdorros, Valle de Losa, Valle de Valdebezana, Villadiego, Villalba de Duero y Villalbilla de Burgos.


Las más vistas