Las iglesias volverán a celebrar misa desde el 11 de mayo

EP
-

La Diócesis de Burgos ha presentado un decálogo de medidas para preparar la desescalada

Las iglesias volverán a celebrar misa desde el 11 de mayo - Foto: Valdivielso

La Diócesis de Burgos ha presentado este jueves un decálogo de medidas que, acompasadas con las restricciones y recomendaciones sanitarias, pretenden avanzar hacia la desescalada. La primera medida adoptada es que, si se cumplen los plazos anunciados, el 11 de mayo se iniciará de nuevo la celebración del culto público en las iglesias, de forma grupal pero no masiva, tal y como se indica en la normativa que se especifica. Ese día, a las 12.00 horas, se celebrará en todas las parroquias un acto religioso en memoria de las víctimas de la pandemia, que presidirá el arzobispo Fidel Herráez desde la Capilla de Santa Tecla de la Catedral de Santa María.

Además de esta celebración conjunta, cada parroquia dispondrá el momento y la oportunidad de poder celebrar un funeral por cada uno de los difuntos de la propia parroquia, en diálogo con la familia. Previamente a la apertura de los templos, si fuera necesario, se realizará una desinfección de los mismos, de acuerdo a las recomendaciones emitidas por la Junta de Castilla y León.

Comuniones y confirmaciones. Con respecto a las comuniones y las confirmaciones, tal y como se estableció en su momento, se podrán realizar siguiendo siempre la normativa sanitaria que en cada fase se especifica para la celebración de las eucaristías. La mayor dificultad, señala la Diócesis en su decálogo, estará en controlar el aforo, especialmente en alguna ceremonia, por lo que, además de la existencia de algunas personas que puedan ayudar en ese servicio, se aconseja que el templo esté delimitado previamente.

De acuerdo a los plazos establecidos, el arzobispo celebrará la última eucaristía retransmitida por streaming el domingo 10 de mayo y, al día siguiene, la Casa de la Iglesia se abrirá al público en el horario habitual. En este sentido, la Diócesis ha explicado que se establecerán también los protocolos adecuados en las delegaciones, despachos y librería para garantizar la seguridad de todos en las actividades que se puedan realizar.

El Archivo Diocesano, por su parte, se abrirá de forma telemática el 25 de mayo respondiendo a las peticiones que se hagan por ese medio y, respecto a las actividades de tiempo libre propuestas para este verano, se fijará un criterio de acuerdo a las determinaciones de las autoridades competentes.

Finalmente, desde la Casa de la Iglesia se facilitará la adquisición de gel y demás elementos que se puedan necesitar para el reinicio del culto público, mientras que la Vicaría General responderá a cuantas dudas o interrogantes se puedan producir como fruto de estas medidas.