Israel responde con múltiples bombardeos un ataque de Siria

Agencias
-
Israel responde con múltiples bombardeos un ataque de Siria - Foto: RONEN ZVULUN

La operación, que se produce en represalia por el disparo de dos cohetes contra los Altos del Golán, ha dejado un balance de al menos 10 efectivos armados muertos, de los que siete no eran sirios

El primer ministro de Israel y titular de Defensa, Benjamín Netanyahu, reconoció este domingo que el ejército israelí llevó a cabo en las últimas horas varios ataques en Siria que han causado entre tres y diez muertos, según la agencia oficial de noticias siria SANA y activistas sirios. 
"Realizamos consultas de seguridad tras el disparo de (dos) misiles desde Siria a los Altos del Golán y ordené que el Ejército llevara a cabo una operación", ha explicado Netanyahu en su cuenta de Facebook. "Responderemos con gran fuerza a cualquier agresión contra nosotros", ha advertido el primer ministro israelí. 
Según SANA, tres soldados sirios murieron y siete resultaron heridos en el ataque, y afirmó que las defensas aéreas sirias interceptaron misiles procedentes de los Altos del Golán. 
De acuerdo con la red de activistas del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, el ataque ha dejado una decena de fallecidos, la mayoría asesores iraníes y milicianos del partido milicia chií libanés Hezbolá, ambos aliados del Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad. 
Según el Ejército israelí, los bombardeos fueron efectuados en las localidades de Quneitra, Jan al Shieh y Tel al Shar, y destruyeron también dos baterías de artillería, una batería de defensa antiaérea SA-2 y puestos de observación e inteligencia.  

 

Destitución inmediata

El primer ministro de Israel ha anunciado también el cese con efecto inmediato de la ministra de Justicia, Ayelet Shaked, y del ministro de Educación, Naftali Bennett, en plena crisis del Ejecutivo hebreo después de que el mandatario tuviera que adelantar elecciones ante su incapacidad para lograr un consenso en la formación de un nuevo Gobierno tras los comicios del 9 de abril. 
Tanto Shaked como Bennett abandonaron las filas de su partido Hogar Judío para formar el partido Nueva Derecha, que se quedó a las puertas de conseguir escaño en los comicios de hace dos meses. Desde el Gobierno se esgrime que ninguno de los dos ministros "podrían seguir en cargos tan importantes sin haber sido elegidos por el pueblo israelí". 

Fuentes del Yedioth Aharonoth, por contra, aseguran que se trata de una represalia de Netanyahu por la agresiva campaña electoral del nuevo partido de ambos. Shaked llegó a asegurar que el primer ministro se enfrentaba a su último mandato antes de los comicios de abril. "(Shaked) Se fue, nos destruyó, fracasó, y ahora debido a su error, el país en la zozobra", le acusó el co-líder de la Unión de Partidos de Derecha, Bezalel Smotrich, quien podría sustituir a alguno de los dos en el cargo.